rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Mundial Rusia 2018 Fútbol Rusia

Publicado el • Modificado el

La afición rusa no confía en su selección

media
Hinchas del Spartak de Moscú. Dmitry Korotayev/Epsilon/Getty Images

Mientras que la mayoría de los aficionados se desviven para apoyar a sus selecciones en el Mundial de Fútbol, los fans rusos no confían en que los suyos obtengan la victoria. La 'Sbornaya' sufre en el plan deportivo y los rusos parecen no hacerse ilusiones sobre las oportunidades de ganar el Mundial.


Por Daniel Vallot, corresponsal de RFI en Moscú

El primer partido del Mundial de Fútbol de Rusia se disputa entre el país anfitrión y Arabia Saudita. Sin embargo, este es un encuentro poco seductor por la debilidad de los dos equipos. En la clasificación de la FIFA, Rusia obtuvo el 70º puesto, lo que de cara al torneo le hizo perder terreno...y esperanza entre sus aficionados, que consideran que Rusia se enfrenta a este Mundial con uno de los peores equipos de toda su historia. Varios hinchas del Spartak no confían en su selección.

"Para empezar tenemos problemas en defensa. El mejor equipo que hemos tenido fue en 2008, cuando jugamos en la Eurocopa con Guus Hiddink. En aquella época teníamos buenos jugadores, como Arshavin, pero hoy ya no es así."

Las criticas llueven en el equipo ruso y sus fans no se hacen ninguna ilusión para la esperada competición.

"¡Sería suficiente con salir de nuestro grupo! Creo que para nosotros la probabilidad es 50-50. El problema es Egipto...tienen ese jugador del Liverpool que si está en forma, para nosotros va a ser complicado."

Además de Egipto, Rusia deberá enfrentarse a Uruguay, el gran favorito de este grupo. Aunque otro aficionado piensa que la Sbornaya puede desenvolverse pese a las dificultades, gracias al apoyo del público ruso.

"Va a haber un apoyo formidable. No es por nada que hablamos del décimo segundo hombre. Puede marcar realmente la diferencia y pienso que vamos a estar detrás de nuestro equipo".

Rusia, sin embargo, corre el riesgo de acercarse a su primer partido con miedo: una derrota o un empate ante Arabia Saudí le privaría de toda esperanza para pasar a la primera ronda.