rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rally Dakar Perú Bolivia Argentina Deportes mecánicos auto moto

Publicado el • Modificado el

Dakar 2018: sorpresas hasta el final

media
El español Carlos Sainz se coronó campeón de la versión 2018 del Dakar en la categoría autos. Marcelo Maragni/Red Bull Content Pool

Con Carlos Sainz en autos y Matthias Walkner en motos, los equipos favoritos triunfan en las dos principales categorías del rally. Pero muchos campeones quedaron en camino o fuera del podio.


Por Juan Buchet, enviado especial

Con grandes victorias del español Carlos Sainz y del austríaco Matthias Walkner en las dos categorías reinas, autos y motos respectivamente, terminó este sábado en Córdoba, en el centro de la Argentina, un Dakar que deparó sorpresas hasta el final. Sainz, “El Matador”, se toma revancha después de varias ediciones en que la suerte le fue esquiva, ganando por segunda vez el rally que había conquistado en el 2010. Gracias a él, el equipo Peugeot, que había arrasado el año pasado, se despide de forma honrosa de la carrera, ya que la firma francesa decidió no participar en los años venideros.

Pero la despedida es más triste para “Monsieur Dakar”, Stéphane Peterhansel, campeón 2017 y trece veces victorioso en el rally: el piloto francés, que había perdido la punta en séptima etapa al romper suspensión en una duna, venía segundo hasta este viernes, pero volvió a tener problemas mecánicos en el penúltimo tramo y finaliza este edición en el cuarto lugar, al pie del podio, detrás del catarí Nasser Al-Attiyah y el sudafricano Giniel De Villiers, otros dos excampeones, ambos con Toyota. Después de una primera parte del rallye dominada por los Peugeot, estos experimentados pilotos de la firma japonesa fueron remontando en la clasificación y A-Attiyah, gran animador del Dakar, estuvo hasta el final a la espera de que algún problema de Sainz le permitiera pasar al frente. En esta categoría, en la que siempre se imponen equipos grandes con muchos recursos económicos, cabe señalar la presencia en el “top ten” de los argentinos Sebastián Halpern (9°) y Lucio Álvarez (10°).

En motos, gana nuevamente una KTM, y por partida doble, porque la firma austríaca triunfa con un piloto de esa nacionalidad, Matthias Walkner, campeón por primera vez en un Dakar. También con una KTM, el británico Toby Price termina en tercera posición. Pero entre ellos se intercala el argentino Kevin Benavides, que realizó un gran rally. Segundo detrás de Walkner desde la mitad de la carrera, este piloto oriundo de la provincia de Salta se dio también el lujo de ganar la última etapa. Después de Benavides, el sudamericano mejor clasificado es el chileno Pablo Quintanilla, que finaliza octavo. Vaya también una mención para la campeona española Laia Sanz, duodécima en la clasificación, y única mujer, de las trece que salieron de Lima, que llegó a Córdoba.

En la categoría cuatriciclos, que exige menos recursos y en la que no participan los grandes equipos internacionales, el podio es enteramente sudamericano. Gana con amplia ventaja el chileno Ignacio Casale, delante de los argentinos Nicolás Cavigliasso y Jeremías González Ferioli. Les siguen dos otros pilotos de la región: el brasileño Marcelo Medeiros, cuarto, y el peruano Alexis Hernández, quinto.

Si en lo que respecta a los cuatriciclos el rally tiende a ser una especialidad sudamericana, la categoría camiones, en un tiempo dominada por los holandeses, es dominio casi reservado del poderoso equipo ruso Kamaz desde hace unos años. Y el Dakar 2018 lo confirma con la victoria final del piloto líder de la firma Eduard Nikolaev y el tercer puesto de su compañero Airat Mardeev. Entre ellos aparece el bielorruso Siarhei Viazovich, al volante de un Maz, vehículo de su país. Pero podría no haber sido así, ya que hasta el viernes a la mañana, el argentino Federico “El Coyote” Villagra, con un Iveco, estaba a un segundo de Nikolaev. Peleaba por el primer puesto y parecía que el segundo no le podía escapar. Todo Córdoba esperaba festejar la llegada y el podio de este piloto nacido en la provincia. No pudo ser: en su tierra, en la penúltima etapa, “El Coyote” tuvo que abandonar por problemas mecánicos.

El Dakar es así, y eso es lo que lo hace grande. Esta edición del 40° aniversario -décima en Sudamérica- con dificultades variadas a lo largo de su recorrido que exigieron permanentemente a pilotos y máquinas fue, de verdad, un gran rally.