rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Carrusel de las artes
rss itunes

El tesoro de Tutankamón se exhibe en París

Por María Carolina Piña

Más de 50 años después de su primera visita a París, en 1967, el faraón más célebre del antiguo Egipto, Tutankamón, trae a la capital francesa una parte de su  tesoro, el más impresionante que se haya encontrado jamás.

"Tutankamón, el tesoro del faraón" reúne 150 objetos mágicos de los 5.300 que se encontraron en la tumba del joven monarca, descubierta por el arqueólogo británico Howard Carter, en 1922.

A partir del sábado, los parisinos podrán ver esta colección, de 3000 años de antigüedad, tras un largo viaje desde El Cairo. La muestra está concebida como una visita a la última morada de joven faraón, quien reinó desde los 9 años hasta su inesperada muerte, 10 años después, en circunstancias no esclarecidas aún hoy.

“Tutankamón fascina porque su tesoro es absolutamente increíble. Es algo que escapa a toda imaginación. Además, su sepultura se encontró intacta. Hay que saber que las tumbas de los faraones eran profanadas y pilladas muy rápidamente después de la muerte del rey. Pero Tutankamón fue enterrado en secreto, porque era un faraón joven y porque su muerte fue sorpresiva. Por último, la tumba resultó enterrada por la sepultura de Ramsés VI y estuvo perdida mucho tiempo”, explicó a RFI el director del departamento de Antigüedades Egipcias del Museo del Louvre, Vincent Rondot.

La exposición "Tutankamón, el tesoro del faraón" se abre con la estatua del dios Amon, guardián de la tumba del monarca. Luego, pueden verse estatuas cubiertas de oro, armas, amuletos, joyas de oro, plata y piedras preciosas que debían proteger a Tutankamón en su viaje al más allá. La momia del faraón, se ha quedado en El Cairo, pero en París puede verse el conjunto de adornos que la cubren.

“Son las protecciones mágicas en contacto con la momia, que llevan el nombre de Tutankamón. Porque para los egipcios había que nombrar al muerto para traerlo a la vida. Tutankamón fue sepultado con estas sandalias y dedales de oro para los pies y de las manos. El oro era un material divino, porque no se pudre, ni se deteriora. Esto garantizaba la integridad del difunto contra todos los obstáculos en su camino al reino de los dioses”, agregó Rondot.

La exposición parisina se hace en colaboración con numerosas instituciones egipcias y francesas, mientras se construye un nuevo museo de antigüedades egipcias en Guiza, que abrirá sus puertas en 2022.

“El tesoro de Tutankamón es único. Es el único tesoro de una tumba real que fue encontrado intacto en Egipto. Las 150 piezas mostradas aquí son representativas de los más de 5.300 objetos que se encontraron en 1922. Cada objeto tiene su propia magia y secretos. Hemos aprendido mucho del tesoro de Tutankamón pero mientras más aprendemos más interrogantes surgen. Ese es el encanto del Egipto Antiguo. Con esta exposición fuera de Egipto queremos mostrar lo que fue la civilización egipcia. Porque para nosotros, Tutankamón es nuestro mejor embajador en el mundo”, aseveró el curador de esta exposición, el egipcio Tarek El Awady.

"Tutankamón, el tesoro del faraón" incluye fotos y videos sobre el tesoro de Tutankamón y su increíble hallazgo en el Valle de los reyes, en Egipto. La colección viajará a 10 ciudades y regresará dentro de tres años a su país natal de donde no saldrá nunca más.

Omar Porras: “El mundo nunca está preparado para el nacimiento de un payaso”

‘Los Miserables’, las ilusiones perdidas en los barrios pobres de Francia