rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

'Especies en vías de iluminación'

Por María Carolina Piña

Una concurrida exposición nocturna en París pone de relieve a los animales que podrían desaparecer debido a la actividad humana.

Hay que hacer una cola de al casi una hora en el frio para poder entrar cada noche en el Jardín de Plantas de París. Pero el espectáculo merece la espera. Ese céntrico lugar de París dedicado a la historia natural de la humanidad presenta en el seno de su pequeño zoológico, un paseo inédito en torno a los animales que se han extinguido y los que actualmente están en peligro de desaparecer de la faz de la Tierra.

La muestra, que tiene por título "Especies en vías de iluminación", reúne más de 100 estructuras gigantes, iluminadas con lámparas LED, de elefantes, mamuts, flamencos rosados, pericos, entre otros, para iluminar las conciencias en torno a la preservación de la biodiversidad.

“Estas esculturas de luz han sido realizadas con el objetivo de crear un verdadero espectáculo nocturno para niños y adultos. La exposición busca sublimar a estos animales. El público camina en medio de estas estructuras que invitan a dejarse llevar por la magia de la luz, al mismo tiempo que vehiculamos este mensaje científico en pro de preservar la biodiversidad”, explicó a RFI el presidente del Museo Nacional de Historia Natural, Bruno David.

Este primer festival de luces en el Jardín de Plantas de París coincide con los llamados de numerosas organizaciones preservar el medioambiente: en los últimos 50 años se extinguieron 17 especies animales, 120 en el último siglo. En 2018 murió Sudán, el último rinoceronte blanco macho. Solo quedan dos hembras de su especie por lo que la única esperanza de que no desaparezcan es la fecundación in vitro. "Especies en vías de iluminación" pone el foco en otros animales: las moas, que eran aves grandes, parecidas a los avestruces, que no volaba. También está el pingüino macarroni, que vive en el Antártico, que tienen plumas amarillas sobre los ojos, y que están en peligro debido al calentamiento global.

Una de las atracciones más impresionantes es el tiburón, estructura de 30 metros de largo que puede atravesarse desde la boca hasta la cola.

“El caso del tiburón es especial: sólo ciertos tipos de tiburón están en peligro, víctimas de la pesca salvaje porque sus aletas son muy codiciadas. Se las cortan y los devuelven al agua así, con lo cual no tienen ninguna posibilidad de sobrevivir porque son incapaces de nadar. Es una verdadera tragedia”, agregó David.

Más de 300.000 personas han hecho el circuito atraídos por la belleza de la exposición. El Jardín de plantas ya ha anunciado que repetirá el año entrante con una nueva exposición enriquecida de 80 nuevas especies.

Philippe Lançon: “Escribo para saber quién soy después de Charlie Hebdo”