rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

A cien años del Armisticio

Por María Carolina Piña

Francia y Europa inauguran una semana de conmemoraciones al cumplirse el Centenario del armisticio que permitió el fin de la Primera Guerra Mundial.

El 11 de noviembre de 1918, precisamente a las 11 de la mañana, las campanas de toda Europa acallaron el sonido de las bombas y obuses. Fue el cese el fuego que puso fin al primer conflicto de escala mundial. Una guerra sangrienta que había durado cuatro largos años, de 1914 a 1918, y que dejó más de 18 millones de muertos, entre militares y civiles, así como inválidos y mutilados.

Seis horas antes, a las 5:15am de ese 11 de noviembre, se había firmado el Armisticio. En ese documento Alemania reconocía su derrota frente a las tropas Aliadas que se unieron al bloque inicial, llamado Triple Entente, conformado por Francia, el Reino Unido y Rusia.

El general Foch acompañado de los militares franceses y alemanes tras la firma del armisticio, el 11 de noviembre de 1918. DR

En realidad el armisticio no significó propiamente el fin de la guerra, sino el cese de los combates durante 36 días. Lapso que fue prorrogado tres veces más hasta el 28 de junio de 1919 cuando se firmó el Tratado de Paz en la ciudad de Versalles.

Antes del armisticio, Alemania ya había sufrido una serie de pérdidas importantes en los frentes belga, de Oriente e Italia. El apoyo de los aliados americanos y británicos fue capital para retirarle a Alemania toda esperanza de victoria. El gobierno alemán dirigido por Friedrich Ebert, decidió entonces iniciar las negociaciones para un armisticio que debería ser firmado en un lugar aislado, sin periodistas, donde pudieran llegar dos trenes, uno francés y otro alemán. Se escogió la estación de Rethondes, al noreste de París. Por el lado francés, Ferdinand Foch, comandante supremo de las fuerzas aliadas, y por los alemanes, un representante plenipotenciario civil y varios consejeros militares, quienes aceptaron el cese de las hostilidades, la evacuación inmediata de Bélgica, Francia y Luxemburgo, así como de la región de Alsacia-Moselle, y la repatriación recíproca de todos los prisioneros de guerra.

Ese 11 de noviembre, durante las seis horas entre la firma del Armisticio y el cese el fuego multilateral, murieron más de 11.000 personas. Sin embargo, a todo lo largo y ancho del continente, la población celebró el retorno de la paz. Esta conmemoración se realiza desde entonces cada 11 de noviembre, día feriado, con ceremonias en todas las comunas francesas en honor a los muertos.

En los años 20, se estipuló crear un monumento en honor a los cientos de miles de soldados desaparecidos en combate. El monumento tomó la forma de una llama que nunca se extingue, colocada debajo del Arco del Triunfo, en París.

 

Memoria y conmemoraciones

Son pocos los documentos sonoros rescatados de los años de guerra. En Francia, se conserva el discurso del presidente Raymond Poincaré, pronunciado el 14 de julio de 1915, cuando el fin de la guerra aún estaba lejos.

“El futuro de nuestra raza, y no solo su honor, sino también su existencia misma, está suspendida a los largos minutos de esta guerra inexorable. Tenemos la voluntad de ganar, la certeza de ganar. Confiamos en nuestra fuerza y la de nuestros aliados, y estamos seguros de nuestros derechos”, puede escucharse en una lectura que el propio Poincaré realizó de su discurso después de finalizado el conflicto.

Durante casi un siglo, Francia ha intentado rescatar la memoria de quienes pelearon en la Gran Guerra, a quienes se les conoce como los "Poilus", los peludos, recordando las barbas y cabellos largos de los que vivieron en las trincheras. En la actualidad, ya no queda ningún "poilu" vivo. El último de ellos, Lazare Ponticelli, murió en 2008 a los 110 años de edad. Pero en su vejez, ofreció numerosas conferencias y entrevistas, denunciando los horrores de la guerra. Una guerra a la que se lanzó cuando era tenía apenas 15 años.

En 2018 se cierra un ciclo de conmemoraciones en Francia y Europa, durante el cual se realizó una campaña de recolección de miles de documentos, militares y personales, como las cartas desgarradoras de aquellas familias que fueron desmembradas con la guerra.

De su lado, el presidente Emmanuel Macron conmemorará este centenario con numerosos actos en los lugares donde se libraron algunas de las batallas más feroces de la Primera Guerra Mundial, como la de Verdun, y presidirá un Foro de la Paz en París en presencia de un centenar de líderes mundiales.

La escultora Luciana Lamothe explora el estado ambiguo entre lo blando y lo duro