rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

El homenaje de dos pueblos a Aznavour

Por Lucile Gimberg

Francia rindió este viernes un solemne homenaje en los Inválidos al último gigante de la canción francesa, Charles Aznavour, fallecido el lunes. El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro armenio Nikol Pachinian encabezaron la ceremonia que reunió a 2.000 personas. Reportaje.

Fue el homenaje de dos pueblos, con los que Aznavour logró tejer un vínculo, más allá de las generaciones. Esta emotiva ceremonia empezó con el sonido del dubuk, un instrumento tradicional armenio, y la doble cultura de Charles Aznavour, francés de padres inmigrantes armenios, acompañó todo este solemne homenaje.

El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro armenio Nikol Pachinian entraron juntos al patio de los Inválidos. Allí estaban reunidos cientos de artistas, políticos, los familiares de Aznavour y algunos de sus fans.

"Es un día especial hoy. Aznavour es el símbolo de la diáspora armenia. Ante todo fue un gran músico pero también un gran armenio. Lo mínimo que se puede hacer es estar aquí hoy", dijo a RFI Manouk, armenio que se desplazó desde Suiza. Danièle, funcionaria jubilada de la región parisina, tampoco quería perderse la oportunidad de despedir a su ídolo.

"Soy fan desde el primer momento. Acompañó toda mi juventud. Solo le puedo agradecer. Después de 1958, mis padres escuchaban a Charles Aznavour en la radio y yo me aprendía sus canciones: "La Mamma", "La Bohême" y "Sur ma vie", ¡ésta me la conozco de memoria! ", confesó antes de empezar a tararear el tema.

Tan francés como Kessel, Gary, Apollinaire y Ionesco

Un gran artista, un gran humanista, destacó el jefe del ejecutivo armenio mientras Emmanuel Macron subrayó la determinación, el genio de Aznavour y su amor por la lengua francesa.

"La fuente de esta relación íntima, de este vínculo estrecho que supó tejer con Francia fue la lengua francesa. Este hijo de inmigrantes armenios y griegos, que no estudió, entendió instintivamente que en Francia existe un Estado dentro del Estado, una patria dentro de la patria, un santuario más sagrado que cualquier cosa: la lengua francesa. Algunos héroes se vuelven franceses por la sangre que virtieron. Pero uno se vuelve francés también a través de la lengua hablada, amada, trabajada, celebrada. Tan francés como Kessel y Gary, como Apollinaire y Ionesco. Tan francés como Aznavour", afirmó Macron.

Así, naturalmente, unanimemente, Aznavour se volvió uno de los rostros de Francia, destacó el presidente galo quien se refirió también al genocidio armenio de 1917 como una "cicatriz inborrable".

"Tenía mucha curiosidad"

Entre las artistas presentes, estaban el humorista Mathieu Madénian, de origen armenio como Aznavour, y la cantante Zaz. "Tenia mucha curiosidad, tenía hambre de comprender, de conocer. Todo lo interesaba, era fascinante. Y ¡la memoria que tenía! ¡Las historias que me contaba! Era como un libro abierto", recordó Zaz.

"Era buena persona, y con talento. Era una estrella, pero siempre humano. Para la comunidad armenia, es nuestro Jesús Cristo! Hacía el puente entre todas las comunidades, daba conciertos por todos lados, en todos los idiomas. No era solo armenio, era un ciudadano del mundo", destacó por su parte Madenian.

Cubierto por la bandera francesa y con flores con los colores armenios, el ataúd de Charles Aznavour salió mientras era interpretada su famosa canción "Emmenez-moi", ante la mirada atenta de Jean-Michel. "Siento mucha tristeza porque lo ví en el escenario cincuenta veces. Estaba acostumbrado a escuchar esta canción al final de los conciertos cuando él volvía a saludar. Es el final de un época', susurró Jean-Michel, visiblement emocionado. "Lo empecé a querer con la canción "Ca passe", tenía 15 años, y luego acompañó mis primeros amores, mi adolescencia, con sus canciones."

Tras este sentido homenaje, que también fue seguido en la capital armenia, Ereván, a través de pantallas gigantes, Aznavour fue enterrado este sábado "en la más estricta intimidad" en Montfort-l'Amaury, a unos 45 kilómetros al oeste de París, donde reposan sus padres y su hijo Patrick.