rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

Caballos y bailarines indios dan vida a la 'Consagración de la Primavera'

Por María Carolina Piña

La Seine Musicale de París, sala de conciertos sobre el río Sena que acoge a partir de este viernes un espectáculo único: la "Consagración de la Primavera" interpretada por los caballos de la Academia ecuestre de Versalles y bailarines indios.

Más de 100 años después de su estreno en París, "La Consagración de la Primavera", obra cumbre de Igor Stravinsky, una de las piezas más interpretadas del siglo XX, vuelve a los escenarios parisinos pero esta vez en una versión muy especial. Para la apertura de su temporada, la Seine Musicale de París presenta una nueva coreografía de esta pieza mítica imaginada por Bartabas, maestro de la equitación y pionero del llamado teatro ecuestre, quien hace bailar a sus caballos de la Academia de Versalles.

El conjunto de rituales primitivos que celebran la llegada de la primavera tienen aquí por protagonistas a ocho caballos y sus correspondientes amazonas, quienes se desplazan por una pista circular, cubierta de puzolana, una tierra rojiza de origen volcánico. Bartabas hizo venir también a siete bailarines indios de Kalaripayattu, un arte marcial del sur de India, regido por la adoración a ciertos dioses del hinduismo. Por último una orquesta en vivo hace resonar la partitura emblemática de Stravinsky.

“Esta obra es quizás la composición musical más importante del siglo pasado, y para mí todavía es actual en nuestro siglo. Ya yo había trabajado con esta pieza hace 20 años, con el Teatro Ecuestre Zingaro, pero ahora la he montado con la Academia de Versalles, lo cual es una manera de transmitir estos conocimientos artísticos a los jinetes y caballos de hoy”, explicó Bartabas ante los micrófonos de RFI.

El experimentado jinete y coreógrafo es en efecto reconocido mundialmente por sus espectáculos ecuestres. En 1984 fundó su compañía Teatro Zingaro, que posteriormente se instaló en el Fuerte de Aubervilliers, en el norte de París. Desde 2003, Bartabas se ocupa también de la Academia Nacional Ecuestre de Versalles, un cuerpo de baile único asociado a las Grandes Caballerizas del antiguo palacio del Luis XIV.

En uno de los cuadros de esta nueva versión de “La consagración de Stravinsky”, tres caballos bailan solos en el escenario. Toda una proeza de amaestramiento que implica mucha paciencia y tiempo. Bartabas asegura sin embargo que el caballo posee una memoria prodigiosa, que incluso superaría a la del hombre.

El espectáculo se completa de una segunda coreografía, más onírica, sobre la Sinfonía de los Salmos, también del compositor ruso. Caballos blancos se une en baile a una acróbata suspendida del techo por un cordón, y al coro y orquesta filarmónica de Radio France.

Bailarines Kalaripayattu, caballos y amazonas en la coreografía de Bartabas. © A. Poupel

La escultora Luciana Lamothe explora el estado ambiguo entre lo blando y lo duro