rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

El misterio del manuscrito azteca de París

Por Raphael Morán

Redifusión. El Códice Borbónico, un manuscrito azteca de casi 500 años de edad, fue sometido a las técnicas más modernas de estudios de colores para esclarecer los misterios que rodean esta obra maestra.

A cerca de quinientos años de su creación, el Códice borbónico, un documento que describe los ritos religiosos aztecas, mantiene intactas sus espléndidas tintas coloridas.

Esta obra maestra del siglo XVI mide 14 metros de largo y esta dividida en 36 hojas cuadradas de 39 cm de largo.

Fue trasladada a España. Y reapareció en Francia en el siglo XIX probablemente robada por los franceses durante la ocupación militar de España bajo el rey Louis XVIII. Pero la edad exacta del documento sigue suscitando controversias entre los científicos, que han recurrido a los métodos más modernos para tratar de resolver este misterio.

México, España Francia

En 1826, la biblioteca de la Asamblea nacional francesa, cuya edición lleva el nombre de Palacio borbón, adquirió el códice azteca. El documento, llamado desde entonces Códice Borbónico (ver extractos aquí), es uno de los pocos que se prohíben desplazarse.

Su contenido es particularmente valioso porque describe aspectos de la cultura mexica, del antiguo México, que no aparecen en ningún otro códice.

“Los dibujos del Códice Borbónico describen ritos que nunca se habían visto descritos de esta manera en otros códices”, apunta Daniele Dehouve, antropóloga francesa del CNRS, Centro nacional de investigación científica y especialista de la cultura náhuatl.

Los dibujos representan símbolos, personajes, animales, edificios y herramientas característicos de la cultura azteca del fin del siglo XVI, los últimos tiempos del imperio. Para dibujarlos, los artesanos aztecas usaron “colorantes que salen de flores, así como de la cochinilla, y que aguantan mucho. El códice estuvo seis meses a la luz del día en la Exposición Universal de 1878, y sus colores siguen muy vivos”, observó la antropóloga, una de las pocas personas que tuvo el privilegio de acceder al documento.

El Códice Borbónico está dividido en varias partes. “Una primera parte contiene el calendario adivinatorio de 260 días, y una segunda parte contiene dos páginas sobre los 52 años del llamado ciclo mexicano. Y luego viene una tercera parte que presenta, según mi teoría, los dos primeros años de un nuevo ciclo de 52 años, sus rituales, y después los 50 años que siguen”, detalla Danièle Dehouve.

“Se ven sacerdotes con vestidos de dioses, rodeados de humo de copal. Se ven personajes, los ixiptla, personificaciones de las deidades, que se supone, son víctimas de sacrificios. Nunca se muestra un sacrificio sangriento, pero se muestran los personajes que participaban en estos rituales”, agrega la especialista.

Estudio espectral

En 2013, Fabien Pottier, un doctorante en química, especialista de técnicas de conservación de patrimonio decidió realizar estudios adicionales para despejar dos dudas.

La primera era certificar, mediante un método de comparación de espectros de colores, que el Códice Borbónico fue realizado por artesanos aztecas con métodos tradicionales.

“Fabien Pottier logró hacer un estudio químico de los colorantes. Sus conclusiones es que todos los colorantes y el papel amate (de ficus) son de origen prehispánico, no hay ningún material de origen europeo”, explica Danièle Dehouve.

Dudas persistentes

El otro objetivo del estudio era determinar la edad del Códice Borbónico. Según la antropóloga, el manuscrito azteca fue realizado entre 1500 y 1550. Pero no se sabe si data de antes o después de la conquista de Tenochtitlán, capital imperial, en 1521. El dato es fundamental  ya que, tras la destrucción masiva de documentos precolombinos por los conquistadores, solo quedan seis manuscritos provenientes del centro de México.

Los demás códices, como el Florentino, fueron confeccionados por artesanos aztecas bajo órdenes de los españoles, entre los siglos XVI y XVIII.

Sin embargo el estudio de Pottier no permitió determinar a qué categoría pertenece el Códice Borbónico. “El uso de colorantes prehispánicos prosiguió durante muchos años”, explica Danièle Dehouve.

Tras cuatro años de minuciosos análisis, el misterio del Códice Borbónico no ha sido resuelto del todo.

Consulte este video para descubrir algunos fragmentos del Códice Borbónico.