rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

Instrumentos insólitos de la fiesta de la música

Por Raphael Morán

Trigésima sexta edición de la Fiesta de la música en Francia, una celebración popular impulsada por el ministerio de cultura para incitar a todos los ciudadanos a tocar y escuchar música, y también festejar el día más largo del año en el hemisferio norte.

Cientos de conciertos tuvieron lugar en Francia, y en la capital unos grupos amateur se instalaron como cada año en cada esquina. Hubo fiesta en la calle y también en las más prestigiosas instituciones. Rompiendo con el protocolo, el presidente Emmanuel Macron transformó el Palacio presidencial del Eliseo en una fiesta electrónica con cinco DJ franceses.

Al norte de París, en el popular parque de La Villette, una amplia programación desde el rock, hasta música del mundo entero, resonó toda la noche.

A unos pasos en la inmensa sala de la Philharmonie, un grupo de 130 niños de la orquesta juvenil de la ciudad de Pau abrió una noche de conciertos gratuitos con tonalidades muy español y latinoamericano: la orquesta sinfónica de Pau interpretó obras famosas como ‘Carmen’ de Bizet, el ‘Bolero’ de Ravel y el ‘Danzón’ de Arturo Márquez, con una invitada de honor, la mexicana Lucero Tena y sus castañuelas, quien triunfó ante el público parisino.

>Hacer clic en la foto principal arriba para escuchar extractos del concierto, y el resumen de esta noche de fiesta.

La fiesta de la música es también la celebración de la creatividad. En el museo de la música de París, tres especialistas en instrumentos raros presentaron una improvisada ‘Orquesta de los dedos mojados’ con instrumentos insólitos que emiten sonido mediante el contacto entre un dedo húmedo y una estructura de cristal.

Thomas Bloch, músico, enseñó al público el ‘Cristal Bachet’, "inventado en 1952 por los hermanos Bernard y François Bachet. Su objetivo era reproducir los sonidos de la música electrónica que acababa de surgir, con los primeros sintetizadores, pero sin usar electricidad".

"Se compone de cristal, que uno frota con las manos mojadas, y una estructura de metal. Es un instrumento totalmente acústico. Hay paneles de metal y conos de cristal que amplifican el sonido”, explicó Bloch a RFI.

El segundo instrumento, mucho más antiguo es la armónica de cristal, o Glass harmonica, en inglés, “ya que fue inventado por un estadounidense, Benjamín Franklin, en 1761. Había visto a alguien tocar música con copas de cristales. Como era un poco aparatoso, y que había que llenarnos, mandó a hacer un instrumento con cristal soplado. Aquí tenemos 37 discos de cristal soplado, de distintos diámetros, soldados entre ellos. Visualmente parece un gran cono. Los discos de cristal giran en su eje, en la época se activaban con un pedal, ahora es eléctrico. Y se puede tocar hasta 10 cristales al mismo momento. Le voy a enseñar, solo tengo que lavarme las manos porque es preciso tener las manos mojadas para tocarlo”, detalló el músico.

En el museo de la música resonó también la Marsellesa en homenaje al equipo de futbol francés que unos minutos antes había ganado su partido contra Perú en Rusia.

>Entrevistado: Thomas Bloch, músico, especialista en instrumentos raros, entrevistado en el Musée de la Musique en París.

El nuevo subdirector de cultura de la Unesco llama a combatir la diáspora creativa