rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

‘Chris Marker, las siete vidas de un cineasta’

Por María Carolina Piña

El director de La Jetée y Cuba sí es objeto de un amplio homenaje de la Cinemateca Francesa que presenta una exposición y una retrospectiva con su obra.

Escritor, fotógrafo, resistente, editor, amante de los viajes, cineasta, activista, documentalista, historiados, músico. Chris Marker (1921 - 2012) no tuvo una sino mil vidas en una. La Cinemateca Francesa hace un merecido homenaje a este artista francés fallecido en 2012, quien dejó una obra valiosa y diversa. "Chris Marker, las siete vidas de un cineasta" explora todas las facetas de este artista que atravesó y analizó el siglo XX. La exposición se presenta como un viaje por el espacio y el tiempo, a través de los grandes acontecimientos políticos de los que Marker fue testigo, así como de las esperanzas y tragedias de la humanidad, abordados a través de la obra prolífica que fuera en el cine, pero también en la edición, la fotografía, las artes plásticas de Chris Marker.

“Es una exposición muy densa y rica que reúne muchos documentos porque los fondos de Chris Marker, que eran considerables y que fueron adquiridos por la Cinemateca Francesa tras su muerte. Fue a partir de esos archivos principalmente que pudimos organizar esta exposición. Es una muestra que intentan concentrar todos los aspectos de una carrera muy larga, que se detuvo en el momento de la desaparición de Marker, ya que él trabajó hasta el último día de su vida”, aseguró a RFI Raymond Bellour, uno de los comisarios de la exposición.

"Chris Marker, las 7 vidas de un cineasta" en la Cinemateca Francesa está poblada de gatos, de los que Marker fue un apasionado, y que acompañan las seis secciones de la exposición. El colorido circuito incluye la proyección de algunas de sus películas, con especial atención a su obra más conocida, "La Jetée", cortometraje filmado en 1962.

La Jetée fue la única película de ciencia ficción. La filmó durante el rodaje de Joli Mai, en sus momentos libres. Se trata de la única película de ciencia ficción en la historia del cine completamente compuesta de fotos, salvo un plano en el que la protagonista mueve los labios, al final de la cinta. La impresión de movimiento se logró con el montaje, la narración y la música. Por esas razones es una película sumamente importante, una de las primeras cintas que dan la impresión de que la imagen puede detenerse.

La exposición incluye también un apartado sobre Mayo del 68 período en el que Marker, como otros muchos intelectuales afirmó su militancia y compromiso político. En esa época Marker produce numerosos collages contestatarios y pone un ojo en la convulsa realidad fuera de las fronteras francesas. El triunfo de Fidel Castro y de la Revolución cubana despertaron el interés de Marker, y como muchos intelectuales de la época adhirió a los ideales revolucionarios. Aunque luego se desligó de ellos, produjo la película “Cuba sí”, muy importante en su cinematografía.

“El otro momento fue el golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile, donde también Marker se comprometió muy apasionadamente. Marker no hizo ninguna película sobre el golpe, pero ayudó mucho a Patricio Guzmán y a otros cineastas chilenos a producir sus películas. También hizo La Embajada una película de ficción en la que Marker hace pensar que la acción tiene lugar en Chile, pero ya al final se ve la Torre Eiffel por una ventana. Es una película curiosa que demuestra la locura creativa de Chris Marker que lo acompañó toda su vida”, agregó Bellour.

"Chris Marker, las 7 vidas de un cineasta" se acompaña de una retrospectiva hasta el 29 de julio con la obra cinematográfica completa de Marker y un ciclo de conferencias.