rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Museo del Louvre Artes plásticas Francia Irán

Publicado el • Modificado el

El Louvre viaja a Teherán

media
El canciller francés Jean-Yves Le Drian y el vice-presidente del Patrimonio cultural iraní, Alí Asghar Mounesan, en la exposición del Louvre en Teherán. © AFP / ATTA KENARE

Por primera vez, una selección de obras provenientes de las colecciones del Louvre se expone en el Museo Nacional de Irán. Entre las obras maestras que podrá ver el público iraní figuran una esfinge egipcia, un dibujo de Rembrant y un paisaje de Corot.


Es la primera vez que un gran museo occidental hace un préstamo tan prestigioso al público iraní. El reconocido Museo del Louvre abrió el martes en Teherán una muestra compuesta de 50 obras maestras provenientes de sus colecciones permanentes, prestadas de manera temporal al Museo Nacional, ubicado en el centro de la capital iraní.

Según explicaron las autoridades francesas, esta operación es a la vez un evento cultural y diplomático de primer orden que tiene como objetivo “reforzar los vínculos históricos” de Francia con Irán, a pesar de las complicadas relaciones que han tenido los dos países en los últimos años.

“Llevar el Louvre a los iraníes”

La selección de Louvre que por primera vez se presenta a los ojos del público iraní comprende obras maestras muy variadas, entre ellas, una esfinge egipcia de 2.400 años de antigüedad, un busto del emperador romano Marco Aurelio, un dibujo de Rembrant o un paisaje de Camille Corot, entre otros.

“En el océano a veces tumultuoso de las relaciones internacionales, la diplomacia cultural es un faro que debemos mantener encendido”, explicó Jean-Yves Le Drian.

Las piezas hicieron el viaje desde el corazón de París hasta Irán en barco, un esfuerzo que pocas veces se hace para cuando concierne obras frágiles y antiguas.

“La idea era de llevar el Louvre a los iraníes, así que hicimos una selección de obras que fueran representativas de los fondos que se conservan en el Louvre, desde esculturas, antigüedades, pinturas clásicas, hasta piezas contemporáneas y obras que acaban de entrar en las colecciones del Louvre”, explicó Judith Hénon, una de las responsables de la exposición.

Sin embargo, tratándose de Irán, la selección parisina no incluyó ningún desnudo u obra que pudiera crear escándalo en la república islámica.