rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Tengo anillo, tengo novio

Por Silvia Celi

En Francia, al igual que en otros países, antes del matrimonio se celebra el compromiso. En esa ocasión, el novio debe regalarle a su futura esposa un anillo…el anillo de compromiso. ¿Cuál es el origen de esa tradición?

“El anillo de compromiso apareció en el siglo XIV. Lo sabemos con seguridad porque existen documentos de esa época que certifican la entrega de un anillo como promesa o garantía de que se celebraría posteriormente el matrimonio. El anillo llevaba una piedra preciosa, usualmente un diamante", explica Virginie David, gemóloga y profesor en la Escuela de Artes de la Joyería de Van Cleef & Arpels.

¿Por qué preferir un diamante?

“El diamante es el mineral más duro que existe en la naturaleza. Lo único que puede rayarlo es otro diamante. Podemos deducir que veían esa piedra como un símbolo de eternidad”, precisa la gemóloga.

Sin embargo se ven muchos dedos ornados con esmeraldas, rubíes o zafiros e incluso con otras piedra menos preciosas...

“Eso depende de la moda. Por ejemplo, durante los años 40 en Estados Unidos, hubo una campaña publicitaria en la que el slogan era esa frase célebre “Diamonds are forever”, los diamantes son eternos. Ese slogan introdujo en las mentes la idea de que ofrecer un diamante era una prueba de amor eterno, lo que en un anillo de compromiso es algo así como una garantía.”

“Finalmente sí, esa publicidad logró que penetrara en las mentes de la gente ese lazo entre el diamante y el amor duradero, eterno. Y hoy en día es así porque 85 a 90 por ciento de los anillos de compromiso que se venden en el mundo llevan diamantes. La mayor parte de esos diamantes son redondos y en la llamada talla brillante porque esa forma de tallado ofrece 57 facetas que permiten a la luz realizar un trayecto óptimo a través de la piedra y reflejar un brillo muy particular", señala Virginie David y añade que "el diamante redondo talla brillante es el que refleja mayor luminosidad, de allí su popularidad en la fabricación de anillos de compromiso".

El inconveniente con esa tradición es que delata la soltería de una mujer…cuando ha pasado la supuesta edad ideal para casarse. En otras palabras…los demás se percatan de que es solterona...

“Bueno, hay cada vez más mujeres que se regalan a sí mismas joyas, lo que está muy bien. Es cierto que desde un punto de vista simbólico tradicional el anillo de compromiso se lleva en el anular de la mano izquierda, pero las sortijas se pueden llevar en cualquier dedo e incluso en varios. Se puede llevar en el índice o en otro. Cuando se lleva un anillo en el índice por ejemplo, son usualmente sortijas con mucho volumen. Pero también existen las llamadas sortijas para cóctel. Uno no está obligado a comprometerse para usar anillos con diamantes".

"Por otra lado, es cierto que hay estilos, como el diamante solitario que es el anillo de compromiso por excelencia, pero existen otras tallas de diamantes que se pueden llevar sin estar comprometida".

Y nos lo decía Marilyn Monroe, "Diamonds are girl's best friends".