rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

Día de los muertos en México

Por María Carolina Piña

México se apresta a celebrar esta fiesta tradicional durante la cual se recuerda y honra a los familiares difuntos con coloridos altares de frutas y bebidas.

Por estas fechas, en las calles de México convive el Halloween, venido de Estados Unidos, con los altares tradicionales del Día de los Muertos. Una fiesta muy antigua durante la cual proliferan coloridas y elaboradas ofrendas de frutas y colores en todo el territorio mexicano.

Cada hogar prepara un panteón de acuerdo a sus posibilidades y tradiciones locales. Pero en casi todos abundan las flores de cempasúchil, con su color anaranjado y olor característicos, pero también el papel picado, el “pan de muertos”, el incienso, las calaveritas de dulce, el tequila o mezcal, y todo lo que al difunto le gustaba en vida.

Esta fiesta, considerada desde 2003 como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, fue objeto de una gran instalación en el Museo Nacional de Culturas Populares de la Ciudad de México.

“Es una fecha muy especial en México, es un momento de reconciliación y a la vez de regocijo. Los mexicanos tratamos a la muerte con alegría porque se trata de homenajear a los difuntos, agasajarlos con la comida que les gustaba”, explicó a RFI Rodolfo Rodríguez Castañeda, director del museo.

Rodríguez explicó así mismo que cada región tiene sus propias características pero que en general se suele recordar a los niños, el 1º de noviembre, y los adultos el día siguiente. Por otra parte, los altares tienen varios niveles, generalmente tres niveles -correspondientes a la tierra, el cielo y el inframundo- aunque pueden llegar a ser siete como los pecados capitales.

La escultora Luciana Lamothe explora el estado ambiguo entre lo blando y lo duro