rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

Venezuela, retrato del colapso

Por María Carolina Piña

El festival de fotoperiodismo Visa pour l’image presenta las imágenes de Meredith Kohut quien ha plasmado la crisis sin precedentes en Venezuela y en especial, los rostros de una población en situación extrema.

¿Qué pasa en un país cuando no hay alimentos suficientes, escasean las medicinas, la inflación es la más alta del mundo, lo que coloca a la población en un lucha cotidiana para sobrevivir?

Es lo que muestran las fotografías de Meredith Kohut. La fotoperiodista, corresponsal del New York Times en Caracas desde 2007, presenta en el festival Visa pour l’image una crónica desgarradora de lo que se vive en Venezuela. Desde las colas interminables para comprar productos básicos como harina o leche, la situación desesperada de los más pobres para quienes es imposible hacer tres comidas al día, hasta la situación catastrófica de los hospitales públicos que no cuentan con agua, electricidad o insumos, pasando por las sangrientas manifestaciones contra el gobierno de Nicolas Maduro.

“Tengo 10 años cubriendo la situación de Venezuela. Llegué cuando el país estaba dirigido por Hugo Chávez, cuando había abundancia, y he visto cómo la situación de la comida y las medicinas se ha puesto cada vez más difícil. Esta exposición muestra esa crisis económica y cómo los venezolanos están sobreviviendo sin comida, sin medicinas, con una violencia por la nubes y los que están tratando de salir del país”, explicó a RFI Meredith Kohut.

Las personas retratadas por Kohut son sobrevivientes en situaciones dantescas. Entre ellas, Leidy Córdova, una madre de 37 años, y sus cuatro hijos, muestra el contenido de su refrigerador: una botella de vinagre y un paquete de harina.

Pero la crisis de los alimentos no sólo afecta a los barrios pobres. La hiperinflación, de más del 800% en lo que va de año, ha hecho que el poder adquisitivo de la mayoría se desplome.

La serie revela así mismo el desmoronamiento del sistema de salud pública. Las fotografías de Kohut son famosas por ser de las primeras en mostrar los hospitales desde adentro, a pesar de la fuerte censura del gobierno y las sanciones impuestas a los medios que informan sobre la crisis.

Kohut registra situaciones extremas, como el caso de un hombre al que se le amputó una parte del cráneo y que debe vivir con una deformación visible de su cabeza porque en el país no se consigue la placa requerida. Los pacientes tampoco comen lo necesario. “Todos los días sopa o un pedazo de pan”, es la leyenda de una de las imágenes.

Emiliana Rodríguez sufre de esquizofrenia y repite sin parar: "No estoy loca, tengo hambre". DR

“No estoy loca, tengo hambre”

Una de las secuencias más crudas es la reservada a los hospitales psiquiátricos del país. Meredith Kohut logró entrar con su equipo a El Pampero, ubicado en el norte de Barquisimeto (Estado Lara, oeste). Allí la situación de insalubridad y hambre llegan a su paroxismo. Pero se juntan con la situación de alta vulnerabilidad de los pacientes psiquiátricos, a los que no sel es adminsitra las medicinas adecuadas porque sencillamente no se consiguen.

“En los hospitales psiquiátricos se concentran todos los males de Venezuela. De todos los temas que he tratado, ese es quizás el ejemplo más fuerte de la crisis. Es una población muy vulnerable que está sufrimiento más que nadie las situación del país”, aseguró Kohut.

La fotoperiodista estadounidense admite que sus fotos la han impactado incluso a ella misma.

“A veces me toca retratar el momento más dramático en la vida de una persona. Esta exposición reúne esos momentos, que han sido también muy duros para mí. Ver estas fotos juntas, en un mismo espacio, me afecta mucho, pero de eso se trata mi trabajo. Debo mostrar la realidad”, concluyó.

“Venezuela, al borde del colapso” estará abierta hasta el 17 de septiembre en el Couvent de Minimes, de Perpiñán.

Leidy y cuatro de sus cinco hijos. © Meridith Kohut/The New York Times

Serie sobre guerrilla y maternidad gana el premio Canon de la mujer fotoperiodista