rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
La crónica cultural
rss itunes

El rapero Lautrec: lo sublime de la banalidad

Por Lucile Gimberg

El rapero parisino ahora radicado en Santiago de Chile, Lautrec, habló con RFI de su segundo album "Hapax", publicado en marzo en Francia.

Como un pintor en su tela o un escritor al principio de un capítulo, el rapero parisino Lautrec primero instala el escenario. En la canción 'Je t'ai vue', de su segundo album, estamos en el fondo de un bar de barrio. En una mesa donde se han juntado chicas feas de parranda, entre ellas una joven sola, perdida, llama su atención. Se puso tacones pero yo no cree en nada.

Lautrec, quien se crió en el barrio 12 de París, echa con sus textos crudos y afilados una luz de humanidad sobre los habitantes de París que nadie ve. Personas que, como todos nosotros dice el treintañero, tienen "un miedo patético a pasar por la vida sin haber sido nada".

"La crueldad tranquila de lo cotidiano basta". Esta frase del famoso pintor del siglo XIX Toulouse Lautrec se convirtió en el título del primer disco del rapero y le dio su nombre artístico. A diferencia de muchos raperos, Lautrec no se queda solo con samples. Da un espacio importante a los instrumentos y a los músicos. Están los teclados del también productor del disco, Yann Kornowicz, y el bajo y la guitarra de Dan Amozig, sus dos cómplices.También destaca esta trompeta en la canción 'Misa Criolla'.

Desde hace siete meses, Lautrec vive en Santiago de Chile. Desde allí ha desarollado otra arista de su trabajo: video retratos en blanco y negro acompañados por sus textos. Con los retratos de Marisol, Don Sergio o Héloïse, Lautrec propone cápsulas de poesía y realismo. Un encuentro, a los ojos, con lo sublime de la banalidad.

Y poco a poco el mundo hispánico se invita en su música y sus textos. Varias canciones ya llevan títulos en español y después de colaborar con la rapera fancoperuana Billie Brelock, Lautrec grabó ahora una canción con la cantante de Toulouse de origen español, Paloma Pradal.