rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Premio Nobel

Publicado el • Modificado el

El Nobel de Química premia los estudios sobre enzimas y anticuerpos

media
Los tres premiados con el Nobel de Química 2018 en la pantalla en el momento del anuncio. Estocolmo, 3 de octubre de 2018. Foto: Reuters

La mitad del premio ha sido atribuido a la estadoundiense Frances H. Arnold por sus estudios sobre las enzimas y la otra mitad al también estadounidense George P. Smith y al británico Gregory P. Winter por sus estudios sobre los anticuerpos.


Los estadounidenses Frances H. Arnold y George P. Smith y el británico Gregory P. Winter ganaron este miércoles el Premio Nobel de Química por haber utilizado los principios de la evolución para desarrollar proteínas utilizadas para fabricar desde biocombustibles hasta medicamentos.

La Academia sueca destaca que los galardonados han abierto la vía a la producción de nuevos materiales o de biocarburantes más limpios, y a terapias innovadoras.

La mitad del premio, dotado con nueve millones de coronas suecas (1,01 millones de dólares, 870.000 de euros) es para Arnold, mientras que Smith y Winter comparten la otra mitad.

Los laureados “domesticaron los principios de la evolución”, dice la Academia Sueca.

Concretamente, los principios de cambio y selección genética.

Los investigadores desarrollaron proteínas para resolver ciertos problemas químicos que enfrentan los seres humanos.

La mitad del Nobel de Química fue para Francés Arnold, quien a principios de los 90 condujo la primera evolución directa de enzimas.

Esta investigadora ha ido afinando un método que se utiliza hoy de manera corriente para desarrollar nuevos catalizadores.

Las enzimas de Arnold se utilizan hoy en la fabricación de sustancias químicas y biocombustibles que son menos dañinos para el medio ambiente.

La otra mitad del premio recompensó los trabajos de George Smith y George Winter en los 80.

Estos investigadores desarrollaron métodos que facilitan el tratamiento actual de enfermedades como la artritis reumatoide, la psoriasis y las inflamaciones intestinales mediante la producción de anticuerpos que pueden neutralizar las toxinas, contrarrestar las enfermedades autoinmunes y las metástasis del cáncer. (con AFP)

Arnold, de 62 años, quinta mujer galardonada con el Nobel de Química, recibe la mitad de este premio dotado con nueve millones de coronas suecas (1,01 millones de dólares, 870.000 euros), mientras que Smith, nacido en 1941, y Winter, de 67 años, comparten la otra mitad.

"Han replicado los principios de Darwin en probeta. Se han basado en la comprensión de la molécula que extraemos de los procesos de la evolución para recrearlos en el laboratorio", precisó en una rueda de prensa el presidente del comité Nobel del premio, Claes Gustafsson.

La evolución dirigida es un conjunto de tecnologías que permite mejorar una proteína o un ácido nucleico al reproducir artificialmente el proceso natural de la evolución, aunque buscando orientarlo en una dirección elegida.

"Ya podemos explotar los mecanismos de la evolución para producir cosas que el hombre no sabe concebir" afirmaba en 2016 Frances Arnold, cuando ella recibió el premio Millenium Technology en Finlandia.
  

Antes de Arnold solamente otras cuatro mujeres habían sido galardonadas con el Nobel de Química: Marie Curie (1911), Irène Joliot-Curie (1935), Dorothy Crowfoot Hodgkin (1964), y Ada Yonath (2009).