rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Premio Nobel cáncer

Publicado el • Modificado el

Nobel de Medicina para los padres de la inmunoterapia contra el cáncer

media
La Academia Sueca anuncia los nombres de James P. Allison y Tasuku Honjo como los ganadores del premio Nobel de Medicina 2018 REUTERS

El estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, fueron galardonados este lunes con el Premio Nobel de Medicina 2018 por sus trabajos sobre el control del sistema inmunológico para atacar las células cancerígenas


Inmunólogos de reconocida trayectoria,  los dos laureados de este año han investigado desde hace décadas cómo lograr que el propio organismo ataque los tumores de manera natural.

Para ello han tenido que identificar, cada uno por su lado,   las proteínas que inhiben las defensas del cuerpo en su combate contra las células cancerígenas.

 

Hablemos del primero: James Allison, de 70 años, investigador del Centro de Cáncer MD Anderson de Houston, quien entendió que había que inhibir la proteína llamada CTLA-4 que funciona como un freno para el sistema inmunológico.

Al anular esta proteína, las defensas del cuerpo pueden atacar en total  libertad a los tumores cancerígenos.

El segundo ganador, Tasuko Honjo, de 76 años, investigador de la Universidad de Kioto, descubrió a su vez la PD-1, una proteína de las células del sistema inmune que también impide que se ataquen los tumores.

“Es el principio de la ruta  para la cura contra el cáncer” – afirma Enrique Grande,  jefe de oncología del Centro de Cáncer MD Anderson de Madrid.

“La inmunoterapia es una manera de atacar el cáncer avanzado que consiste en estimular las defensas del cuerpo para que estas sean capaces de reconocer el tumor y atacarlo. Sería como crear una vacuna contra el cáncer… se obtienen unas respuestas muy buenas en términos de reducción tumoral que en algunos casos llega a desaparecer por completo. Y quizás lo más importante es que esa respuesta se mantiene en el tiempo…” completa Grande.

Y ciertamente, la Asamblea del Nobel considera que las terapias basadas en la inhibición de estas dos proteínas han revolucionado el tratamiento del cáncer y han cambiado la manera en que se puede tratar.  De hecho, los resultados de las investigaciones de estos dos ganadores han sido la base para desarrollar medicamentos y terapias contra el cáncer de pulmón, renal, de piel y linfoma.