rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

El uso creciente e inquietante del reconocimiento facial

Por Raphael Morán

El reconocimiento facial es una de las aplicaciones más concretas de la inteligencia artificial. Su aplicación comercial y policial acarrea problemas éticos.

En China, un experimento que consiste en observar el comportamiento social de los ciudadanos y atribuirles puntuajes se acerca a lo que muestra la película 'Minority Report', o de la serie de anticipación 'Black Mirror' en la que todos los individuos reciben una calificación en función sus acciones cotidianas.

Ya actualmente muchos de nuestros gestos anodinos como hacer compras en línea, subir fotos a las redes sociales o utilizar nuestra tarjeta de transporte colectivo permite a las empresas rastrearnos e incluso predecir nuestros comportamientos. Lo hacen gracias a los algoritmos, herramientas de cálculos informaticos que detectan nuestros rostros en Facebook por ejemplo. Si alguien sube una foto mía a facebook sin mi consentimiento, la red social es capaz de detectar mi presencia en esta foto, gracias a la identificación facial.

Pero la precisión de estas herramientas plantea problemas ético y políticos explicó a RFI el especialista francés de la Universidad Pierre y Marie Curie, Jean Gabriel Ganascia. "El desarrollo de la inteligencia artificial cambian el orden del mundo: la red acaba con las fronteras, además surgen nuevos actores como las grandes compañías como Google Apple y Facebook que son capaces de tomar un poder considerable en lugar de los Estados", detalló Ganascia.

Según el experto, la acumulación colosal de datos personales y fotos permite a las empresas de la red reemplazar al Estados en ciertas tareas. "Creo que estos actores (empresariales) tienen una agenda: la de asumir las prerrogativas esenciales de los Estados como la seguridad, la justicia o incluso acuñar moneda, con el bitcoin. Estos actores pueden reconocer su rostro con mas precisión que los Estados porque tienen mas fotos suyas. Hoy si usted viaja a EEUU, se le pide el nombre de las redes sociales que usan y cual es su seudónimo. Es una señal del papel creciente de estas redes."

Millones de cámaras en China

En China, un periodista de la BBC hizo un experimento orwelliano para probar la eficacia de la videovigilancia de seguridad en las calles. La policía tomó una foto de su rostro, la almacenó en su base de datos. Luego, John salió al azar a las calles, y la policía no tardó mas de 7 minutos en localizarlo gracias a la red de 170 millones de camaras ocultas que cuentan con un sistema de identificación facial. Un poder excesivo segun las ONGs de defensa de los DDHH como Human Rights Watch que alertan sobre el uso de tales tecnologías para perseguir a disidentes.

Otra voz critica ha sido la del empresario y magnate sudafricano Elon Musk; presidente de Tesla, quien pide una regulación en la materia.

"La inteligencia artificial causará seguramente una desestabilización del empleo. Los robots serán capaces de hacer todo mejor que nosotros. Es el problemas mas inquietante para mi. El transporte es el sector que podrá ser totalmente autónomo. Lo más peligroso serian los efectos en las redes de conexion. ¿Ustedes se peguntaran qué tipo de efectos podría causar una inteligencia artificial? Pues podría causar una guerra con noticias falsas por ejemplo, o hackeando cuentas de correos electrónicos o solo manipulando información", dijo Musk en agosto pasado en una entrevista.

El reconocimiento facial nos facilita la vida para desbloquear nuestro teléfono, y ciertas empresas de comida rápida podrian utilizar esta tecnología para detectar la edad y el género de de sus clientes y proponerles menús al momento de entrar en el restaurante. Pero estas herramientas, al igual que utilizan funciones de inteligencia artificial, carecen aun de legislación en muchos paises que no protegen los datos personales de sus usuarios.

Entrevistado: Jean-Gabriel Ganascian especialista en Inteligencia artificial y profesor de la Universidad Pierre y Marie Curie (Francia).

Audio: Elon Musk, empresario sudafricano y estadounidense.