rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

¿Cómo evitar que su mascota se intoxique estas navidades?

Por María Díaz Valderrama

Durante las fechas navideñas, los casos de intoxicación alimentarias, gastroenteritis e indigestiones en animales se multiplican, fruto del desconocimiento de los dueños en la dieta de sus mascotas y el ajetreo familiar propio de estos días.

Nosotros no somos los únicos afectados por los excesos navideños: las urgencias de las clínicas veterinarias se ven estos días más reclamadas de lo normal por casos de indigestiones, gastroenteritis e incluso intoxicaciones alimentarias. La estricta dieta del resto del año se ve relegada por los caprichos o pequeños consentimientos, que para usted pueden parecer un gesto de cariño hacia su mascota pero para ellos puede llegar a ser mortal. A esto se le suman los accidentes: la casa se llena de invitados y su mascota disfruta de la distracción general para picotear entre lo que le queda al alcance del morro.

"Los tóxicos estrellas en Navidad son el chocolate, el tabaco y la marihuana", dice el doctor cordobés Ángel Curros, del centro veterinario Advetia, en París. "Normamente el propietario se olvida el cannabis al lado de cualquier cosa y el perro como huele y le llama la atención pues se lo come. Hay otra intoxicacion muy tipica navideña que son las flores de Pascua, así como otras plantas como la flor de lis o los ficus".

El caso del chocolate es especialmente dañino para "el mejor amigo del hombre", cuyo sistema no es capaz de asimilar la teobromina, una sustancia presente en las fibras del cacao. Según los datos recuperados en 229 centros veterinarios británicos entre 2012 y 2017, el riesgo de envenenamiento por chocolate es hasta cuatro veces más alto en período navideño y dos veces más elevado durante las Pascuas. Produce vómitos, diarreas, palpitaciones y puede causar hasta hemorragias internas y ataques cardíacos.

"En Navidad lo que nosotros vemos es que hay intoxicaciones porque el animal lo ingiere sin que el propietario se haya dado cuenta: hay mucha gente en casa, la familia se reúne, el propietario se distrae, la comida está por todos lados y el perro tiene un acceso más fácil a ingerir cualquier tipo de comida", explica el doctor José Rosas, natural de Alicante (España), especialista también en el centro Advetia de París. "También hay propietarios que desconocen que el chocolate es toxico; al igual que la cebolla o el aguacate y que otros alimentos, como las uvas, pueden producir una hepatitis a largo plazo".

Un truco para evitar sustos por intoxicación es dividir la casa en zonas de riesgo, como recomiendan los especialistas, y dejar fuera del alcance de los animales los alimentos que podrían resultar toxicos, la cocina, en el baño cualquier tipo de medicamento, en el salón las plantas y el tabaco y en el jardín o el garaje ciertas plantas y sustancias químicas como matarratas, anticongelantes y otros aceites.

Evitar el estrés de las fiestas

Otro problema que se presenta con frecuencia es la preocupación de los propietarios ante el estrés y nerviosismo que sufren los animales cuando la casa se llena de invitados o con el estallido de fuegos artificiales y otras situaciones que podrían asustar al animal. En este caso, los veterinarios recomiendan que se mantenga al animal en una habitación tranquila para que su rutina se vea lo menos alterada posible o, en el mejor de los casos, dejar a nuestras mascotas en una residencia especializada. La recurrente idea de sedar al animal está contraindicada.

En caso de intoxicación, es necesario actuar cuanto antes. Si su mascota presenta síntomas como vómitos, diarreas, anxiedad, temblores, bebe demasiada agua y hay un aumento evidente de la cantidad de urina, por no hablar de hemorragias, convulsiones, abatimiento, hipersalivacion o palpitaciones, no espere para acudir a su veterinario.

Lo más importante es la prevención junto a algunas pautas que los doctores Curros y Rosas explican en esta emisión Vida en el Planeta. "La dosis es muy importante", apunta el doctor Curros, "hay que informar siempre de las dosis y, como decía, "sola dosis facit venenum", que significa que la dosis hace el veneno.

Entrevistados

- José Rosas y Ángel Curros, doctores en la Clínica Veterinaria Advetia, en París.