rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Ecología Medio ambiente

Publicado el • Modificado el

La pesca de arrastre debe ser prohibida en Nicaragua, según ambientalistas

media
El contenido de redes de pesca en un barco inspeccionado por la ONG Greenpeace (foto de ilustración) RFI/Lou Garçon

Un grupo ambientalistas nicaragüenses pide que se prohíba la pesca de arrastre, un método perjudicial para el ecosistema marino. Otros países de la región ya han prohibido este tipo de pesca. Más de tres cuartos de lo recogido no es útil y es devuelto al mar, pero son pocos los ejemplares que sobreviven.


Por Clara Carreira

Este lunes un grupo ambientalista alertó sobre el peligro que representa la pesca de arrastre que Nicaragua aún autoriza en sus aguas territoriales.

Según expertos en la materia, este método es muy agresivo para los ecosistemas submarinos ya que, pese a ser altamente eficaz a la hora de capturar camarones, provoca que otras especies como tortugas, tiburones, rayas y delfines sean cazadas por las redes. 

"El arrastre de fondo destruye el hogar y alimento de muchas especies marinas y rompe el equilibrio ecológico", alertó Fabio Buitargo, miembro de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic).

Del mismo modo se destruyen los ecosistemas sedimentarios de los fondos marinos lo que dificulta la biodiversidad. Los sitios más dañados por esta técnica en el país son Managua, León y Chinandega.

En 2011 un grupo de pescadores nicaragüenses visitó Venezuela para observar las técnicas de pesca allí vigentes. Tras haber hablado con representantes del Frente Nacional Venezolano de Granjeros y Pescadores Simón Bolívar, decidieron que propondrían en su país la eliminación de la pesca industrial y semi-industrial de arrastre. Sin embargo en la actualidad esta técnica sigue empleándose en la zona, por eso el pasado lunes científicos de Nicaragua han pedido su supresión.

En Centroamérica, El Salvador, Costa Rica -que sin embargo envía embarcaciones a Nicaragua- o Panamá ya han prohibido esta práctica debido a que según sus datos solo hasta un 25% de las especies pescadas son camarones, mientras que el 75% se compone de la fauna restante, que, pese a que es devuelta al mar, son pocos los ejemplares que permanecen con vida a la hora de hacerlo.

A nivel económico, la pesca de arrastre constituye un gran inconveniente para la economía de la costa y un grave riesgo para los 14.000 pescadores artesanales que dependen de su trabajo. Organizaciones como el Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca) ya han solicitado al gobierno que supriman este tipo de pesca, sin embargo por el momento no se ha conseguido. Fabio Buitrago, ambientalista y biólogo marino, afirma que si se sigue empleando esta técnica puede que se acabe la producción de peces para los siguiente 15 o 20 años.

 

Fuentes: Agencias.