rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Mundo ciencia
rss itunes

El ajedrez y el desarrollo de la inteligencia

Por Aída Palau

Numerosos estudios muestran cómo el ajedrez, aparte de ser un deporte o entretenimiento, está íntimamente ligado a la ciencia, al pensamiento y también a los mejores resultados de los alumnos en la escuela.
 

"Es algo más que un juego, es una diversión intelectual que tiene algo de arte y mucho de ciencia. Es, además, un medio de acercamiento social e intelectual". Así definía el ajedrez el excampeón mundial cubano de los años 20, José Raúl Capablanca.

El juego del ajedrez es antiquísimo. Su ancestro, el chaturanga, se encuentra en la India del siglo VI, luego fue evolucionando hacia el shatranj en la cultura persa hasta llegar a través de los árabes a Europa. El ajedrez tal y como lo conocemos hoy, con 16 piezas móviles que se colocan sobre un tablero dividido en 64 escaques, existe desde el siglo XV.

En los últimos meses, en las escuelas españolas, se está introduciendo cada vez más su práctica después de que se aprobara a principios de 2015 por unanimidad una propuesta en el Congreso, gracias a la iniciativa del diputado de las Islas Baleares Pablo Martín Peré, él mismo jugador de ajedrez. "Por los informes que nos llegan de aquellas comunidades autónomas que ya lo han introducido en diversas escuelas, los resultados no podrían ser más satisfactorios", afirma Pablo Martín Peré.

"El ajedrez es el único deporte en el que un joven de 20 años puede ser derrotado por otro de 90", señala Roberto Pagura, director del semanario de ajedrez en Argentina Nuestro Círculo. Según los estudios, los niños que juegan al ajedrez son mejores en matemáticas y en lengua pero su práctica también ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer.

"Me consta que el ajedrez mejora la comprensión lectora y la capacidad matemática", sostiene Pablo Martín Peré. "Aumenta la capacidad de concentración y la capacidad estratégica. También contrarresta los efectos del trastorno de hiperactividad y logra retrasar los efectos del Alzheimer".

El resultado de la experiencia en otros países habla por sí sola. En Alemania, el primer país europeo en poner en marcha esta asignatura, el resultado fue la mejora inmediata de todos los alumnos en matemáticas.

La colombiana Adriana Salazar, nueve veces campeona de Colombia, campeona de Centroamérica y del Caribe y maestra internacional de ajedrez, publicó un método, "Ajedrez en el aula", que se aplica en más de 50 colegios en Colombia, 143 en España y 12 en Miami.

Según ella, el ajedrez es ciencia por "su forma de estudio, su metodología. Hay una metodología precisa para aprender ajedrez, es estimular el pensamiento hipotético, y eso forma parte de la ciencia". "Creo también que es muy importante destacar el pensamiento crítico, que es la posibilidad que tenemos los jugadores de analizar nuestras partidas después de haberlas jugado", añade.

"El ajedrez puede desarrollar la atención, los niveles de concentración, puede enseñar a calcular a pesar de que no se conozcan los números, enseña a visualizar, amplia la capacidad de memoria, la toma de decisiones…", prosigue Adriana Salazar.

Trabaja el pensamiento crítico, estratégico, hipotético, creativo y lógico. En otras palabras, es el rey de los juegos.

Entrevistados: Pablo Martín Peré, diputado español, Martín Larraín, niño chileno jugador de ajedrez, y Adriana Salazar, excampeona colombiana y maestra internacional.