rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Svalbard, el Arca de Noé de las semillas

Por Lucile Gimberg

Redifusión. En el Arca de Noé del siglo XXI hace un frío que taladra los huesos. Construido en las entrañas de las montañas heladas del archipiélago noruego de Svalbard, a unos 1.000 kilómetros del Polo Norte, un especie de búnker cobija cientos de miles de semillas de cultivos agrícolas.

Muestras de arroz, trigo, maíz, sorgo están guardadas, a 18 grados bajo cero, en esta cámara fuerte creada en 2008 por Noruega. El Global Crop Diversity Trust, organismo internacional creado por la ONU, gestiona esta reserva mundial.

La agricultura de hoy usa muy pocas variedades, explica a menudo la directora de la reserva de Svalbard, Marie Haga. Según la ex ministra noruega, Estados Unidos ha perdido un 90 % de sus recursos, mientras China ha abandonado el 90% de lo que cultivaba en los años 50.

Además, preservar la diversidad genética es clave para enfrentar los desafíos de mañana como el cambio climático: "Hoy la agricultura debe producir para más personas visto el crecimiento demográfico, debe producir en nuevas condiciones debidas al cambio climático y también responder a las exigencias crecientes en materia de respeto al medio ambiente. Para todo esto, hay una sola solución: crear nuevas variedades. La agricultura siempre lo ha hecho así, desde hace miles de años”, explica Jean-Louis Pham, quien dirige el proyecto ARCAD de conservación de semillas mediterráneas en la ciudad de Montpellier, en el sur de Francia.

Hoy, existen más de 1.700 bancos de semillas en el mundo pero no todos cuentan con los mismos recursos y algunos están expuestos a peligros. Pero la reserva de Svalbard no es la panacea, opina Jean-Louis Pham, porque "ciertas especies no se conservan como semillas en cámaras frías, y por lo tanto no están representadas en la reserva".

En los campos de los agricultores y graneros de nuestros abuelos, o en el Arca de Noé refrigerado de Svalbard, que puede recibir hasta 4,5 millones de semillas, lo importante es conservar un patrimonio mundial imprescindible para nuestra alimentación y nuestro desarrollo a futuro.

Entrevistados: Cristián Moreno, del equipo científico del Global Crop Diversity Trust, y Jean-Louis Pham, del proyecto ARCAD en Montpellier, Francia.
 

Pulgar Vidal, COP24: 'Las contribuciones nacionales tienen que ser ambiciosas'