rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Rusia Corea del Norte Vladimir Putin Kim Jong-Un Nuclear

Publicado el • Modificado el

Putin y Kim se reunirán en Vladivostok para hablar de la desnuclearización

media
Kim Jong-Un llega a la estación de trenes de Vladivostok, Rusia, este 24 de abril de 2019. REUTERS/Shamil Zhumatov

El 25 de abril, el presidente ruso, Vladimir Putin, y el líder norcoreano, Kim Jong-Un, se reunirán en Vladivostok, en el lejano oriente de Rusia, para tratar de desatascar las negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana.

Con France 24 y nuestro corresponsal en Rusia, Xavier Colas.


El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, ya está en Rusia: llegó en un tren blindado para su primer encuentro con su homólogo Vladimir Putin. Rusia y Corea del Norte comparten frontera, pero hasta la fecha, sus líderes nunca se han reunido.

"El 25 de abril en Vladivostok nuestro presidente sostendrá negociaciones con el presidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong-Un, que llegará al país en visita oficial", señaló el asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, el martes 23 de abril de 2019.

La cumbre, que tendrá lugar en el territorio de un complejo universitario situado en la isla Russki de Vladivostok, será el primer viaje al extranjero del líder norcoreano tras su reelección en el máximo cargo estatal de su país el pasado 11 de abril.

Está por ver hasta dónde logran avanzar en la cooperación. Cuando cayó el Telón de Acero, la relación entre ambos países empeoró. El acercamiento entre los líderes de ambas naciones tiene sentido desde un punto de vista geopolítico: Moscú está cada vez más alejada de Occidente.

Para Corea del Norte, Rusia es importante: hay unos 8.000 trabajadores migrantes norcoreanos trabajando en Rusia que envían a sus casas ingresos vitales. Pero bajo las actuales sanciones de Naciones Unidas, todos esos trabajadores deberían ser enviados a su país a finales de este año.

La cumbre estará enfocada en la desnuclearización

Kim Jong-Un quiere mostrar que no está solo, debilitar las sanciones internacionales y forzar a Washington a volver a la mesa de negociaciones. Y Moscú no quiere quedarse fuera de las negociaciones sobre el estatus nuclear de Corea del Norte.

A diferencia de Trump, Putin acepta el status quo. La desnuclearización de Corea del Norte es vista como un objetivo poco realista y los rusos prefieren hablar con Pyongyang, aunque sólo sea para estabilizar la situación en su patio trasero.

La reunión se centrará en el "arreglo del problema nuclear en la península coreana" a través de medios políticos y diplomáticos, adelantó Ushakov. En este sentido, destacó la "cierta estabilización" de la situación en la península coreana, entre los esfuerzos de distensión de las dos Coreas y las dos citas mantenidas entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para abordar la desnuclearización.

Según algunos analistas consultados por la agencia de noticias Reuters, la visita es parte del esfuerzo de Kim por generar apoyo extranjero después de la fallida segunda cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte en Hanói, la capital de Vietnam entre el pasado 27 y 28 de febrero.

Los preparativos para la cumbre en Vladivostok

Los preparativos para la primera cumbre de Putin y Kim fueron puestos en marcha en Vladivostok días antes de la confirmación oficial sobre la llegada del líder norcoreano, lo que hizo trascender el lugar de la celebración de la reunión.

En la ciudad se podían ver las banderas rusas y norcoreanas y también fueron realizadas obras viales cerca de la estación de ferrocarril de Vladivostok para permitir el paso de la limusina de Kim, según los medios rusos que se encuentran allí.

Vladivostok es la principal ciudad rusa más cercana al corto tramo de la frontera que comparten Rusia y Corea del Norte y se puede llegar desde la frontera a través del tren, el medio de transporte preferido de Kim.

La agenda prevista de Kim Jong-Un en Vladivostok

La reunión entre Putin y Kim comenzará con una reunión bilateral entre los dos líderes y proseguirá con un encuentro ampliado con delegaciones de ambas partes y una recepción oficial.

El diario ruso Kommersant indicó que aparte de la agenda oficial, Kim tiene previsto realizar turismo cultural en Vladivostok una vez acabe la reunión con Putin, por lo que abandonará la ciudad el viernes y no el día de la cumbre.

De acuerdo con ese periódico, la agenda cultural todavía no está confirmada y puede variar sobre la marcha, "en relación con los deseos y el estado del ánimo" del dirigente norcoreano.

La comitiva de Kim en el viaje a Rusia estará formada por 230 personas, precisa la prensa rusa, que agrega que algunos de ellos llegarán a este país en el mismo tren que el líder norcoreano.

A la vez, solo un grupo reducido de personas participará en las negociaciones oficiales, precisaron en el Kremlin, donde agregaron que al término de la cumbre "por el momento" no está prevista la firma de ningún documento y tampoco la realización de una declaración conjunta.

"Esta visita es un acontecimiento clave en las relaciones bilaterales de los últimos años", resumió su significado el asesor de Putin, quien ensalzó también la importancia de la cumbre para el arreglo del problema nuclear de la península coreana y la seguridad en toda la región del noreste de Asia.

Putin celebró anteriormente una cumbre en Rusia con el padre de Kim Jong-Un y su antecesor como líder norcoreano, Kim Jong Il, en 2002. Kim Jong Il visitó Rusia nuevamente en 2011, cuando fue recibido por Dmitry Medvedev, el teniente de Putin que en ese momento estaba sirviendo como presidente ruso.

Con Reuters y EFE