rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Japón pesca

Publicado el • Modificado el

En Japón, un atún rojo de 278 kilos se vendió por 2,7 millones de euros

media
Kiyoshi Kimura, dueño de la cadena de restaurantes Sushi Zanmai, posa ante el gigantesco atún, en el mercado de Toyosu, 5 de enero 2019, Tokio, Japón. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Un redondo atún rojo de 278 kilos alcanzó este sábado un precio récord de 2,7 millones de euros, una suma inesperada para las primeras subastas del año nuevo, en el nuevo mercado de Toyosu, en Tokio. A las 5:10 de la mañana (20:10 GMT del jueves 3 de enero) las campanas sonaron para marcar el inicio de la tradicional venta. Cientos de atunes rojos frescos y congelados alineados son subastados al mejor postor en un ritual lleno de gestos y palabras que se asemejan a un canto religioso.


Un atún de 278 kilogramos alcanzó este sábado el precio récord de 333,6 millones de yenes (3,1 millones de dólares, 2,7 millones de euros) en Japón en la ciudad de Tokio. Una suma inesperada para las primeras subastas del año nuevo japonés, en el nuevo mercado de Toyosu.

A las 5H10 de la mañana (20H10 GMT del jueves), las campanas sonaron para marcar el inicio de esta tradicional y vistosa venta.

Cientos de atunes frescos y congelados son adjudicados uno a uno durante un espectáculo visual y sonoro que sólo los entendidos pueden comprender. Los compradores, que llevan una gorra con un número, pujan mediante unos gestos codificados, al tiempo que se escuchan unos enigmáticos cantos.

"Es un bonito atún, más caro de lo previsto", comentó el comprador, Kiyoshi Kimura, dueño de la cadena de restaurantes Sushi Zanmai, y que ya poseía el anterior récord, más de dos veces inferior, en 2013, por un ejemplar más pequeño, de 222 kg.

Un cliente reacciona al ver un pedazo del atún rojo de 278 kilos, listo para ser consumido en un restaurante de la cadena Sushi Zanmai, 5 de enero, 2019, Tokio. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Antes de mediodía, este atún quedará cortado y vendido en forma de sushi al precio habitual de la casa.

Cambio de era y de mercado

Como cada año, el atún vendido este sábado fue pescado en las costas de la prefectura de Aomori, en el norte del archipiélago.

El precio pagado por este atún equivale a cerca de 10.000 euros el kilo.

Según Kimura, el número de atunes propuestos en Toyosu fue sin embargo inferior a los que se presentaban en el antiguo mercado de Tsukiji, y esta escasez de bellas piezas hizo que los precios se dispararan.

"Espero que la primera venta de Año Nuevo, que despierta un enorme interés, se convierta en un símbolo para este año del entusiasmo [generado] por este mercado de Toyosu", declaró por su parte la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike.

El nuevo mercado de pescado de Toyosu fue inaugurado el pasado 11 de octubre de 2018. Wikimedia Commons

Se trata de la primera subasta del año en Toyosu, la lonja inaugurada el 11 octubre para suceder al legendario mercado de Tsukiji, que tuvo que cerrar tras 80 años de existencia.

También se trata de las últimas subastas de Año Nuevo de la era Heisei, la del emperador Akihito, quien abdicará a finales de abril, tras 30 años de reinado.

 

Mejorar el mercado

 

El ayuntamiento de Tokio, que decidió cerrar el mercado de Tsukiji, quiere que el nuevo mercado de Toyosu acabe siendo igual de popular que su antecesor, pero la propia estructura de Toyosu (un conjunto de edificios moderno en un barrio alejado del centro) constituye un obstáculo, pues el de Tsukiji era un mercado muy pintoresco y situado cerca del centro de la capital.

El mercado de Tsukiji se encuentra en el centro de Tokio y era un atractivo para los turistas y los locales. Wikimedia Commons
Tai Yamaguchi, 75 ans, trabajó más de 50 años con su familia en el mercado de pescado de Tsukiji. REUTERS/Issei Kato

Además, aunque "ningún problema haya perturbado el periodo, muy cargado, de las fiestas de Año Nuevo", según un dirigente del mercado, Shigo Yokota, “sí que surgieron algunos problemas”, admitió entre dientes el representante de los mayoristas, Yoshihiko Otaki: "este año, queremos reflexionar todos juntos para mejorar el mercado y actuar para que sea accesible para todo el mundo".

Incluso después de la clausura de Tsukiji, que se decidió al cabo de un debate que duró décadas, muchos pescaderos del lugar aseguraron que iban de mala gana a Toyosu, si bien reconocían que el estado del otro mercado, muy viejo, suponía un problema.

Aun así, el hecho de que Toyosu se haya construido donde anteriormente se levantaba una planta de gas también ha dado quebraderos de cabeza, pues el agua subterránea no se ha saneado completamente.

Hay quienes destacan otros problemas relacionados con el diseño del espacio, como la canalización de desagüe, infra dimensionada, o los pasillos, demasiado estrechos.

(Con la AFP)