rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Samai, el ron con sabor a Camboya

Por Silvia Celi

Uno podría imaginarse que en todos los países en donde hay caña de azúcar hay ron. Pues no. Un ejemplo es Camboya que produce esta planta en todo su territorio y hace algunos años, los camboyanos ni siquiera conocían esta bebida tan popular en otros lugares. Hace algunos años dos venezolanos que añoraban el ron de su país decidieron abrir una destilería artesanal.

Daniel Pacheco llegó a Camboya hace poco más de 9 años. Ingeniero de profesión, fundó una empresa de energía fotovoltaica, que aún existe. Fue mucho más tarde cuando creó Samai con su amigo de infancia, antonio López de Haro quien también estaba instalado en Phnom Penh, la capital camboyana.

Tierra de oportunidades, Camboya merecía un ron con un nombre como Samai, "algo moderno, con visión hacia el futuro, algo sofisticado, una nueva generación", como les explióo un amigo camboyano que sugirió el nombre.

Ron clásico fabricado a partir de caña de azúcar 100% camboyana. ®SilviaCeli/RFI

Y para ponerle más sabor local, nada mejor que el gusto de la famosa pimienta de Kampot. "Desde el principio probamos muchos sabores pero esta pimienta, que ya era famosa mundialmente antes de la guerra, nos dio muy buen resultado", explicó Daniel a RFI mientras nos hacía degustar ese ron sorprendente y exquisito.

La destilería Samai abre sus puertas al público todos los jueves. El ambiente es muy agradable, los cocteles son deliciosos y ni hablar del ron puro. Por si fuera poco, Daniel le explica a todo el que lo desea, cómo se fabrica el Samai.

Grupo de Radio Francia Internacional y France24 que visitó la destilería de Samai. Camboya, noviembre 2018. ®SilviaCeli/RFI

¿De volver a Venezuela fabricarían Samai allí?

"No, Samai es camboyano y así será siempre", asegura tajante Daniel Pacheco, joven empresario de tan solo 33 años.

Detalle de la destilería de Samai. Noviembre de 2018. ®SilviaCeli/RFI

Pulgar Vidal, COP24: 'Las contribuciones nacionales tienen que ser ambiciosas'