rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Pakistán Asia Bibi asilo

Publicado el • Modificado el

Asia Bibi fue liberada pero sigue en Pakistán

media
Los islamistas, que exigen su ejecución, bloquearon durante tres días las principales carreteras del país, Jamaat-e-islami, Karachi, 31 de octubre 2018. «Prêts à sacrifier nos vies», peut-on lire sur la pancarte. REUTERS/Akhtar Soomro

La cristiana Asia Bibi, absuelta de la pena capital por blasfemia hace una semana en Pakistán, fue finalmente liberada, anunció su abogado, pero sigue en ese país, de donde espera poder salir junto con su familia. El esposo de Asia Bibi pidió asilo a Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.


“(Asia Bibi) sigue en Pakistán”, señaló un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Muhammad Faisal, mientras que ciertos medios habían informado de que se había marchado al extranjero durante la noche.

Asia Bibi fue evacuada en avión a Islamabad desde Multan, ciudad donde llevaba varios años en prisión. Se desconoce cuándo partirá al extranjero. El marido de Asia Bibi reclamó el asilo para la familia ya que considera que todos corren peligro en Pakistán.

El ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, declaró en la Asamblea Nacional: “De manera firme, con nuestros socios europeos y las organizaciones internacionales, actuamos para obtener su salida del país. Si es ella y su familia lo desean, Francia podría acoger a la Sra Bibi”.

“Pido al presidente Donald Trump que nos ayude a partir. Después, pido a la primera ministra británica [Theresa May] que haga lo que pueda para ayudarnos", declaró Ashiq Masih en un mensaje de vídeo. El marido de Asia Bibi solicitó igualmente la "ayuda" del primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El caso de esta cristiana paquistaní creó una fuerte división en Pakistán, país musulmán muy conservador. Después de que se pronunciara su absolución, los islamistas, que exigen su ejecución, bloquearon durante tres días las principales carreteras del país.

El primer ministro Imran Khan se vio obligado, ante la amplitud de las manifestaciones, a pactar con los radicales un polémico acuerdo, que fue muy criticado por numerosos paquistaníes.

El gobierno se comprometió a abrir un proceso legal para prohibir a Asia Bibi abandonar el territorio paquistaní, y a permitir una posible revisión del veredicto de absolución.

El anuncio de la salida de prisión de Bibi el miércoles provocó la ira de Tehreek e Labaik Pakistan (TLP), un partido central en las últimas protestas.

El partido radical reunirá a su dirección el jueves para "analizar toda la situación", indicó su portavoz, Pir Ijaz Ashrafi, a la AFP. "Seré claro: hemos suspendido las manifestaciones, no las hemos terminado", dijo.

Bibi, una obrera agrícola de unos cincuenta años, madre de cinco hijos, fue condenada a muerte en 2010 por blasfemia, tras una discusión con vecinas musulmanas de su aldea por un vaso de agua.

Su caso tuvo una gran resonancia internacional, y llamó la atención de los papas Benedicto XVI y Francisco. Una de sus hijas se reunió en dos ocasiones con el papa argentino.