rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Afganistán Elecciones

Publicado el • Modificado el

Afganistán vota en comicios legislativos marcados por la violencia islamista

media
Pese a la violencia, Afganistán votará este 20 de octubre para elegir a sus diputados. Los comicios de la provincia de Kandahar fueron postergados. REUTERS/Omar Sobhani

El Gobierno afgano ha postergado las elecciones legislativas en la provincia de Kandahar, después de que un tiroteo reivindicado por los talibanes matara a un alto responsable de la policía afgana y a dos personas e hiriera a otras 12. El portavoz del presidente afgano Ashraf Ghani indicó que las elecciones, que debían celebrarse mañana, 20 de octubre, como en el resto del país, fueran pospuestas una semana.


Por Annalisa Girardi para RFI

Abdul Raziq, jefe de la policía en el sur del país, era considerado una pieza fundamental del régimen frente a los talibanes. El atentado se produjo contra un edificio gubernamental durante una reunión de seguridad en la que participaba también el comandante de las fuerzas de la OTAN en Afganistán, Scott Miller, que salió indemne. Según fuentes de seguridad el autor del disparo era uno de los guardaespaldas del gobernador, infiltrado por los insurgentes, y fue abatido.

Los talibanes y el Estado Islámico anunciaron que llevarían a cabo ataques en el día de las elecciones, después de haber reivindicado muchos otros atentados durante la campaña electoral que causaron ya la muerte de 10 candidatos y decenas de civiles. 54.000 policías serán desplegados en los 5.000 colegios electorales donde se celebrarán las votaciones, mientras los talibanes están pidiendo a los profesores y a los directores de las escuelas que “impidan que sus alumnos y colegas” participen en los comicios para que no resulten “heridos en los ataques de los muyahidines”.

Estas legislativas, celebradas con tres años de atraso, son las terceras elecciones desde la invasión estadounidense de 2001 y serán una prueba para el sistema burocrático afgano, pese a unos comicios marcados por violencias y asesinatos. Desde que se anunciaron las elecciones, los talibanes y el Estado Islámico reivindicaron muchos atentados en centros de registración de los votantes. Uno de los más sangrientos de estos ataques acabó con la vida de 60 civiles el pasado abril en Kabul.

Desde que Estados Unidos puso fin al régimen de los talibanes, hubo elecciones en 2005 y en 2010. Estas votaciones son consideradas un test para las presidenciales previstas para el próximo abril. Sin embargo, la comisión electoral fue objetivo de muchas críticas y la integridad de los votos está sujeta a dudas, ya que durante las pasadas elecciones se registraron muchísimos casos de corrupción y fraude.

Muchos afganos han perdido confianza en el sistema administrativo del país y no irán a votar, aunque afirman que lo harían si tuvieran la certeza de comicios imparciales. Las elecciones son también consideradas una etapa fundamental antes de una cumbre de la ONU programada para el próximo mes en que Kabul tendrá que demostrar sus avances en el “proceso democrático”.