rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

China Estados Unidos Donald Trump

Publicado el • Modificado el

China replicará con represalias a los nuevos aranceles de EEUU

media
Un obrero chino trabaja frente a una grúa que será exportada hacia Estados Unidos o Birmania. Provincia de Hunán, el 27 de agosto de 2018. Fuente: AFP.

China anunció el martes la imposición de nuevos aranceles a bienes estadounidenses por un monto anual equivalente a 60.000 millones de dólares, en respuesta a las tarifas aduaneras anunciadas por Washington sobre productos chinos por 200.000 millones de dólares.


El ministerio de Comercio de Estados Unidos indicó este martes que responderá con represalias, un día antes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara aranceles sobre importaciones desde Pekín por un valor de 200.000 millones de dólares.

"Para proteger sus derechos e intereses legítimos, así como el orden mundial del libre comercio, China se verá obligada a tomar medidas de represalia de manera recíproca", afirmó el ministerio de Comercio, preocupado por la "incertidumbre" de las negaciones comerciales en curso entre ambos países.

Poco después, Pekín anunció la imposición de nuevos aranceles a bienes estadounidenses por un monto anual equivalente a 60.000 millones de dólares.

"Si Estados Unidos se obstina en aumentar aún más sus derechos aduaneros, China replicará como se debe" añadió el comunicado del ministerio de Finanzas.
 

El impacto de la decisión de Trump

Con los 50.000 millones de dólares en aranceles ya vigentes, casi la mitad de los bienes que Estados Unidos compra a China estarán gravados, según el anuncio de Trump.

Los efectos planean sobre todo el tejido industrial, desde el sector manufacturero hasta las empresas textiles, el comercio minorista y también la agricultura.

Por su parte China, que es el tercer mercado para las exportaciones estadounidenses, ha prometido retaliaciones con aranceles por otros 60.000 millones de dólares para las importaciones desde Estados Unidos, con lo cual un 80% de las ventas estadounidenses a China serían afectadas por tarifas.

Trump asegura que su agresiva política es una forma de presionar a Pekín para que cambie políticas que permiten el robo de tecnología estadounidense y debilitan a los productores de su país.

Trump comenzó en julio y agosto con una serie de aranceles por 50.000 millones de dólares que afectaron a los componentes aeronáuticos, discos duros, maquinaria y equipamiento óptico y tecnología médica, además de coches, que según Washington se beneficiaban de prácticas comerciales injustas.

Pero el anuncio de este lunes mueve el tablero en una magnitud diferente. Según una lista preliminar publicada en julio, ahora el gobierno apunta a 8.400 millones de dólares en plásticos, 64.800 millones en maquinaria eléctrica, 55.100 millones en electrodomésticos y 25.800 millones en muebles, además de afectar a productos como el marisco y la carne.

Pekín acusó entonces a Estados Unidos de iniciar la "mayor guerra comercial de la historia de la economía". En retaliación, China anunció en julio la imposición de aranceles a los productos agrícolas y los coches.

Las medidas afectaron a los automóviles, los vehículos eléctricos híbridos y los todoterreno y, por supuesto, las motocicletas, incluida la icónica Harley Davidson.

El ítem más doloroso para Estados Unidos fue quizás el impuesto a los granos de soja, pues China es un mercado clave para los agricultores estadounidenses que el año pasado vendieron al país asiático 14.000 millones de dólares.

Con AFP