rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

El Vaticano Abuso sexual Iglesia Justicia

Publicado el • Modificado el

El cardenal australiano Pell será juzgado por agresión sexual

media
No se han desvelado la naturaleza exacta de los hechos que se le reprochan al prelado, aunque las autoridades indicaron que implicaban a "múltiples denunciantes". AAP/James Ross/via REUTERS

El cardenal australiano George Pell, número tres en la jerarquía del Vaticano, será juzgado por varios casos de agresión sexual, decidió este martes un tribunal de Melbourne, que descartó otros cargos del mismo tipo.
 


Era un hombre de confianza del Papa, con puesto estratégico. Fue parte del círculo más cercano al Pontífice desde que Francisco lo nombró, en 2014, jefe de las finanzas del Vaticano. 

El prelado de 76 años, que asistió a la audiencia, se declaró no culpable de los hechos que se le imputan. En la lectura de su dictamen, la jueza Belinda Wallington se declaró "satisfecha" de la existencia de suficientes pruebas para que el prelado pudiera ser inculpado. La magistrada desestimó sin embargo varias denuncias contra Pell, entre ellas algunas de las más graves.

El tribunal de Melbourne escuchó durante cuatro semanas los

testimonios de presuntas víctimas del clérigo. Robert Richter, el abogado de Pell, había considerado que el caso no debía ir a juicio, ya que las presuntas víctimas no eran creíbles.

Las acusaciones "son el fruto de problemas mentales, fantasías o son pura invención, con el objetivo de castigar al representante de la Iglesia católica en ese país por no haber impedido las agresiones pederastas cometidas por otros", había declarado el letrado.

El anuncio de la inculpación de Pell coincidió con el final de una larga investigación nacional sobre la respuesta institucional en Australia a los abusos sexuales cometidos contra niños, solicitada por el gobierno en 2012 tras una década de protestas por parte de las víctimas.

George Pell es ultra conservador en materia de eutanasia y matrimonio gay. Marcó sus distancias con el Sumo Pontífice en cuanto a la apertura hacia los divorciados casados por segunda vez y rechaza la urgencia climática.

Pero en el momento de la elección de Francisco, su apoyo fue clave. El cardenal australiano siempre ha negado estas acusaciones de agresiones sexuales.

En todo caso, es el jerarca de mayor rango de la Iglesia católica en enfrentar denuncias de este tipo. Su juicio echa una nueva sombra sobre la gestión, por parte del Papa argentino, de las denuncias de abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

Pell pidió ser suspendido de su cargo en el Vaticano para responder, en su país, a estas acusaciones. Desde entonces, el Papa lo ha respaldado.