rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Corea del Norte Corea del Sur China

Publicado el • Modificado el

El misterioso tren de Kim Jong Un desata rumores en Pekín

media
Policías custodian un tren en la estación de Pekín, el 27 de marzo de 2018. Fuente: Reuters.

Pekín estaba este martes bajo fuertes medidas de seguridad, mientras los rumores sobre una posible visita sorpresa del líder norcoreano Kim Jong Un a la capital china iban en aumento, tras la supuesta llegada desde Pyongyang de un tren especial.


Por Olatz Urkía, corresponsal de RFI en Pekín

El tren especial que ha llegado a Pekín no podía pasar desapercibido: blindado, verde con franjas amarillas. Son los colores de los líderes norcoreanos. Además se han tomado muchas más medidas de seguridad de lo habitual tanto en la estación central como alrededor de la embajada norcoreana, y una llamativa caravana de limusinas ha cruzado la capital.

Lo que está claro este martes en Pekín es que hay una visita oficial importante, y el gobierno mantiene el silencio. El misterio general y el tren blindado recuerdan los viajes que hacía el padre del líder norcoreano a Pekín. Si es Kim Jong-un el visitante que este martes mantienen tan en secreto, ésta es una señal clara de que tal vez la reunión entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano se celebrará aquí en la capital china.

Y tendría sentido, y es que es China quien más ha insistido en la necesidad de organizar una reunión pacífica entre Pyongyang, Seúl y Washington para solucionar el conflicto en la península coreana.

Si se confirmara la hipótesis, se trataría de la primera visita al extranjero de Kim Jong Un desde que sucedió a su padre, Kim Jong Il, a finales de 2011.

Kim Jong Il nunca se ha reunido con su homólogo chino Xi Jinping, cuyo país está aplicando las sanciones internacionales contra el programa nuclear norcoreano, pese a que ambas naciones sean aliadas históricas y China sea su principal socio comercial.

Por otro lado, una visita de Kim Jong Un a China le serviría a Pekín para situarse en el centro del juego diplomático, después del anuncio de una cumbre entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump.