rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Japón, del sismo a la catástrofe nuclear Japón Nuclear sismo

Publicado el • Modificado el

Japón recuerda a las víctimas de Fukushima

media
Una mujer llora mientras guarda un minuto de silencio por las víctimas de Fukushima. Japón, 11 de marzo de 2018. ®REUTERS/Toru Hanai

Japón se paralizó en un homenaje el domingo a las 14H46 (05H46 GMT), en el momento preciso en que, el 11 de marzo de 2011, se produjo un violento terremoto, seguido de un mortal tsunami y una catástrofe nuclear en la planta de Fukushima que dejó cerca de 20.000 muertos o desaparecidos.


Como cada año, se celebró una ceremonia oficial en Tokio, en presencia del primer ministro Shinzo Abe, del príncipe Akishino, hijo menor del emperador Akihitoy de su esposa Kiko, ambos como representantes de la pareja imperial, y de supervivientes de la tragedia.

En las regiones siniestradas del noreste del archipiélago, los residentes también observaron un minuto de silencio, según las imágenes difundidas por los canales de televisión.

"Expreso mis condolencias a quienes han perdido a sus familiares y a sus amigos queridos", declaró Abe antes de dejar la palabra a los habitantes.

Entre ellos, una mujer de 70 años originaria de la región de Fukushima, Hideko Igarashi, llamó en un emotivo discurso "a no olvidar nunca lo que aprendimos del desastre".

"Me agarré a un árbol pero fui arrastrada por la ola. A mi marido se lo llevó lejos de mí, gritó 'Hideko' tres veces", explicó. "Lamento no haberle dicho que huyera antes".

Un total de 18.434 personas murieron o desaparecieron en el terremoto de magnitud 9 y el posterior tsunami que devastó al país hace siete años.

Además, más de 3.600 personas, en su mayoría de Fukushima, fallecieron como consecuencia de la catástrofe, por enfermedades o suicidio.

Actualmente, el accidente de la central nuclear de Fukushima es el más grave de la historia desde el de Chernóbil, en la Unión Soviética en 1986, pese a que oficialmente no causó muertes directas. Deja aún tras de sí más de 73.000 desplazados, que debieron abandonar sus hogares debido a la radiación.

Al término de la ceremonia en Tokio, cada uno de los cerca de 820 miembros del público, vestido de negro y constituido casi únicamente por hombres, fue invitado a dejar una flor blanca ante una estela junto a una bandera japonesa en la que podía leerse: "a las almas de las víctimas de la gran catástrofe del este de Japón", al tiempo que se agradecían los numerosos apoyos recibidos del extranjero en el momento de la tragedia.

Con la AFP