rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Juegos Paralímpicos Corea del Norte Corea del Sur Derechos humanos discapacidad

Publicado el • Modificado el

Paralímpicos: Corea del Norte reconoce por fin a sus minusválidos

media
Dos competidores participarán en las pruebas de esquí de fondo, además de cuatro atletas observadores y 18 funcionarios. OIS/IOC/Simon Bruty/Handout via Reuters

Menos de dos semanas después de la clausura de los Juegos Olímpicos, los Juegos Paralímpicos comenzaron en Pyeongchang. Corea del Norte participará con dos atletas. Un gesto inédito para un régimen que hasta hace poco enviaba a sus ciudadanos discapacitados a campos de internamiento.


Después de los espectáculos culturales y la danza, seguidos del desfile de los deportistas, el presidente surcoreano Moon Jae-in abrió oficialmente los Juegos Paralímpicos, con la llama ardiendo ya en el pebetero. Las pruebas comienzan el sábado, con los descensos masculino y femenino en el programa.

Hasta el 18 de marzo, cerca de 670 deportistas discapacitados pugnarán por intentar conseguir las 80 medallas de oro en juego en seis disciplinas; esquí alpino, snowboard, esquí de fondo, biatlón, hockey sobre hielo y curling.

Dos competidores norcoreanos participarán en las pruebas de esquí de fondo: Kim Jung-hyun, de 19 años, y Ma You-chul, de 27 años. Irónicamente, ambos atletas tienen en realidad como especialidad deportiva el ping pong.

De hecho, como lo resalta la BBC, Ma, quien sufrió un accidente de niño que le seccionó el tobillo, no aprendió a esquiar sino en diciembre de 2017. Los dos atletas, pioneros del deporte adaptado de invierno, participaron en enero de 2018 a la Copa Mundial de Esquí de Fondo en Alemania. 

"¿Discapacitados?¿Cuales discapacitados?"

En 2006, Corea del Norte, un informe de la ONU alertó sobre las "condiciones infrahumanas" de los campos en los que el régimen internaba a sus habitantes discapacitados para apartarlos de las ciudades donde hubiesen turistas.

Según testimonios de varios disidentes norcoreanos, los ciudadanos minusválidos eran clasificados según sus discapacidades y enviados a campos llamados "Sala 49". El informe afirma también que quienes llevaban enfermedades físicas tenían prohibido tener hijos. "Hasta la fecha la situación que tienen que afrontar los discapacitados es muy desconcertante", indicaba el antiguo relator especial de la ONU para la situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte.

Once años después, la relatora de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, Catalina Devandas-Aguilar, subrayó los esfuerzos del régimen por tratar de integrar a los norcoreanos minusválidos: "el Gobierno se ha mostrado abierto a cuestiones sobre la discapacidad, en particular mediante la ratificación de la Convención sobre los derechos de personas con discapacidades (en 2016)  y algún progreso en otras áreas, como el reconocimiento del lenguaje de signos como idioma oficial de Corea del Norte". 

Aunque la propaganda norcoreana haya empezado a difundir imágenes positivas del cuidado a sus ciudadanos minusválidos, es sin embargo dificil conocer precisamente de qué integración social benefician realmente.