rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

China

Publicado el • Modificado el

China: todo listo para la 'coronación' de Xi Jinping

media
Collares con el retrato del presidente Xi Jingping, en venta en la plaza Tianenmen en Pekín, febrero de 2018. REUTERS/Thomas Peter

Xi Jinping, a la cabeza del Estado chino desde 2013, debería obtener un nuevo mandato de cinco años, como es tradicional. Se someterá también al voto de los diputados una modificación de la Constitución, deseada por el Partido Comunista Chino (PCCh), para abrogar el límite de dos mandatos presidenciales.


Tres preguntas a Xulio Ríos, director del Observatorio de política china, en España.

RFI: Ha iniciado la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional china, la gran cita política de Pekín. Los más de 3000 diputados del país se reúnen durante dos semanas. Todo indica que el presidente Xi Jinping será reelegido para un segundo mandato. Además, en la sesión de apertura, la Asamblea aplaudió la entrega del poder vitalicio al presidente, poniendo fin al límite de dos mandatos. ¿Cómo justifican este cambio del mandato presidencial?

Xulio Ríos: Esta etapa del proceso de modernización que vive China es una etapa que las autoridades reconocen como extremadamente compleja porque afecta a la economía, la sociedad, la política interna y exterior, y se requiere un poder fuerte. Esto es lo que de alguna manera justifica la ampliación del mandato presidencial.

RFI: La medida ha suscitado muchos comentarios negativos que fueron censurados en la red…

Xulio Ríos: Si, incluso personas que están en el entorno del propio Partido han redactado cartas abiertas donde se apela a los diputados a manifestar sus reservas con respecto a esta decisión que supone un cambio importante en el funcionamiento institucional del país.

La apertura de ese horizonte de reelección indefinida a algunos les trae a la memoria épocas pasadas donde China ha vivido momentos de inestabilidad grande, con consecuencias importantes en el ámbito social y político.

RFI: Se va a inscribir el “Pensamiento de Xi Jinping” en el preámbulo de la Constitución, algo que hasta ahora era exclusivamente reservado a Mao Tsetung. ¿Es el regreso del culto a la personalidad?

Xulio Ríos: Eso forma parte de la retórica habitual en el sistema político chino. En la Constitución está Mao Tsetung, Den Xiaoping, también está la triple representatividad de Jiang Zemin (ver detalles aquí) y la concepción científica del desarrollo de Hu Jintao.

Lo sorprendente es la rapidez con la que esta entronización del propio pensamiento de Xi Jinping da lugar al reconocimiento de una nueva aportación teórica de gran importancia. Su nombre va a aparecer asociado a este pensamiento, cosa que no ocurre con Jiang Zemin y Hu Jintao.

Xulio Ríos, director del centro de estudios Observatorio de política china en España. Xulio Ríos

Se reconoce de alguna forma el nacimiento de una tercera era después de la de Mao y de la de Deng Xiaoping. El tercer tiempo chino sería el de Xi Jinping, en un contexto de aumento exagerado de la adulación en torno a su figura.

Este culto a la personalidad viene acompañado de la eliminación de toda crítica, no solo externa, sino incluso en el ámbito interno en el PCCh donde se considera que toda manifestación sutil o abierta de discrepancia es una crítica indebida.

RFI: La presidencia china afirma que la corrupción sigue siendo una prioridad. ¿Hay una verdadera cruzada o es un pretexto para apartar a opositores y críticos internos?

Xulio Ríos: Ambas dimensiones siempre han estado presentes. Sin duda en los últimos años se advierte una utilización de la lucha contra la corrupción para deshacerse de rivales políticos reales o potenciales. Pero hay una clara percepción que la corrupción estaba afectando de manera medular a la estabilidad del sistema y a la propia credibilidad del Partido Comunista ante la sociedad.

Todas las reformas que se han planteado estos últimos años tienen un objetivo claro: reforzar al máximo el liderazgo del PCCh. Esto es imposible si no se lucha contra la corrupción. Creo que la creación de esta Comisión de Supervisión, que va más allá del Partido, y que afecta al conjunto de los funcionarios públicos, va a tener un impacto importante en esta lucha anti corrupción en la que el Partido se juega su magisterio y su liderazgo.