rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

China calendario lunar

Publicado el • Modificado el

Los chinos celebrarán el Año del Perro sin pólvora

media
Preparándose para festejar el 'Chunjie', Pekín, 31 de enero de 2018. REUTERS/Stringer

Los próximos meses no serán un camino de rosas para los dirigentes del planeta, predicen los maestros de feng shui de Hong Kong sobre el Año del Perro en el calendario lunar chino que empieza esta noche. En lugar de preocuparse por las vicisitudes de los poderosos, algunos chinos lamentan la prohibición de la pólvora.


Con Heike Schmidt, corresponsal de RFI en China

El calendario lunar chino se desarrolla en un ciclo de doce años. A cada uno de ellos se le atribuye un animal; el perro sucede al gallo y precede al cerdo.

Para este año del perro, los maestros del feng-shui de Hong Kong predicen más tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte, afectada por la quinta estrella, la más maléfica.

Tensiones o no, los chinos festejarán este jueves en la noche el inicio del Nuevo Año Lugar, el “Chunjie” o “Fiesta de la primavera”, en medio de un gran frenesí consumista.

En 2017, los chinos gastaron 107 mil millones de euros en el más grande festín culinario del año. El ministerio chino de Comercio estima que esa cifra será largamente superada este año.

En un mercado de Pekín, la corresponsal de RFI, Heike Schmidt, escucha el clamor de una vendedora que se encuentra debajo de linternas rojas y guirnaldas doradas: “¡Venga, venga! Compre mis últimas naranjas porque me voy a mi pueblo a festejar el Año Nuevo”.

Liang Zi, uno de los clientes, detalla sus compras: “Ya tengo camarones, carnes, frutos secos. Daré regalos a los amigos y los niños recibirán un sobre con dinero. Gastaré unos 700 euros”, asegura.

El único gasto que no incluye este ciudadano chino es el de los fuegos artificiales para espantar los malos espíritus. La pólvora ha sido prohibida en 444 localidades. “No me gusta la pólvora en estas fechas, lo único que se consigue es contaminar el aire. Después es difícil respirar”.

Este año no se escucharán entonces los ruidos ensordecedores de la pólvora ni tampoco será necesario lidiar al día siguiente con el humo grisáceo, a pesar de que China inventó los fuegos pirotécnicos. El “Chunjie” este año será silencioso.

Para algunos, será incluso demasiado silencioso. “Los niños me piden pólvora, pero no la encuentro”, se lamenta una madre. “Será una fiesta sin alma. Cuando era chica, sólo esperaba eso: los fuegos artificiales del Año Nuevo. Si encuentro pólvora, la compraré para mis hijos”.