rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Afganistán Terrorismo

Publicado el • Modificado el

Atentado terrorista el último día del año durante un entierro

media
Policías afganos cerca del lugar donde se produjo un atentado suicida en un centro cultural chiita en Kabul, el 28 de diciembre 2017. AFP/Shah Marai

Afganistán blanco de un nuevo atentado terrorista no reivindicado. El ataque suicida que se produjo durante un sepelio deja cerca casi 20 muertos. 2017, año letal para la población, registra más de 8 mil civiles muertos.


Al menos 18 muertos y 13 personas heridas es el saldo del atentado acaecido este domingo en Nangarhar, en la provincia de Jalalabad en el este del país, cometido durante un funeral. Nadie ha reivindicado el ataque, uno más de una interminable lista de atentados perpetrados  en lo que ha sido un mortífero año para la población afgana.

El ataque fue realizado con explosivos, posiblemente atados a una motocicleta estacionada cerca del lugar de la ceremonia, donde decenas de personas acompañaban a un ex gobernador fallecido por causa natural. La mayoría de los asistentes eran ancianos reportaron diversos testigos. Aunque la mayoría de los ataques realizados en el país han sido autoría de los Talibanes, éstos aseguraron en Twitter que el atentado de hoy no es obra suya.

El atentado se produce apenas tres días después de otro acto terrorista en el que murieron 41 personas y otras 84 resultaron heridas, todas de confesión chiita, en la capital Kabul, reivindicado entonces por el grupo Estado islámico (EI), que pese a haber perdido casi todas sus posiciones en Siria e Irak, ha incrementado su actividad en el país en el último mes. Tan solo en este mes de diciembre más de 60 personas perdieron la vida en diversos atentados. Más significativo, este año el país registra un promedio de un ataque terrorista por mes.

De acuerdo con cifras oficiales el año que concluye fue particularmente letal para la población civil y deja uno de los saldos más elevados desde que los Talibanes fueron desalojados por estados Unidos del poder en 2001. Más de 8 mil civiles fallecieron en  los primeros nueve meses del año, asegura la misión de la ONU en Afganistán.