rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Bangladesh Birmania Myanmar papa Francisco

Publicado el • Modificado el

En Bangladés, el papa pronuncia "rohinyá" por primera vez

media
El papa se reunió con refugiados rohinyás en Daca, la capital de Bangladés. REUTERS/Damir Sagolj

El papa Francisco ofició este viernes una multitudinaria misa al aire libre ante miembros de la pequeña comunidad católica de Bangladés, antes de un muy esperado encuentro con refugiados rohinyás que huyeron de la violencia contra esta minoría musulmana en Birmania.

 


El papa Francisco, que el viernes se reunió en Daca, la capital de Bangladés, con 18 refugiados de la minoría musulmana de los rohinyás, utilizó por primera vez desde el inicio de su viaje a Asia la palabra "rohinyá". 

"La presencia de Dios hoy se llama también rohinyá", declaró públicamente el papa, al término del encuentro con los refugiados que huyeron de la ola de violencia en Birmania, país vecino de mayoría budista.

Francisco llegó a Bangladés procedente de Birmania, donde eludió usar el término rohinyás y sólo hizo alusiones a respetar a "todo grupo étnico" y a "superar todas las formas de incomprensión, de intolerancia, de prejuicio y de odio". El papa escuchó el viernes con semblante serio a los 18 miembros de tres familias de esa minoría musulmana que vinieron a verlo procedentes del mayor campo de refugiados del planeta.

"Sigamos haciendo el bien y ayudándolos, sigamos actuando para que se reconozcan sus derechos", abogó el obispo de Roma.

Una misa multitudinaria

En medio de cantos religiosos en bengalí, el pontífice, de 80 años, llegó a un gran parque de Daca donde lo esperaban unos 100.000 fieles. Decenas de miles de personas había hecho cola durante horas desde la madrugada para poder entrar al reciento.

Las autoridades bangladesíes desplegaron fuertes medidas de seguridad dado que en los últimos años el país sufrió varios ataques yihadistas contra minorías religiosas, incluyendo a los cristianos. Miles de policías patrullaban las calles y cada uno de los peregrinos fue cacheado.

"Tengo suerte de haber podido venir aquí para ver al papa y unirme a sus rezos. Esperamos que el papa rece por la armonía entre todos los credos y que no tengamos que hacer frente a una represión", contó Sarala Murmu, una mujer de 66 años perteneciente a la tribu santal, que viajó desde la ciudad de Panchagarh, en el extremo norte del país.

Éxodo de los rohinyás

En su primer día en Daca, Francisco había pedido el jueves "medidas eficaces" para ayudar a los rohinyás que huyen en masa del oeste birmano para escapar a la represión del ejército, que la ONU calificó de "limpieza étnica".

Más de 620.000 personas de esta minoría musulmana apátrida llegaron a Bangladés desde finales de agosto. Los refugiados viven en la miseria, hacinados en campamentos del tamaño de ciudades, donde su supervivencia depende de la distribución de alimentos.

Esta crisis humanitaria, una de las más graves en lo que va de siglo XXI, es el telón de fondo de la visita del pontífice.

Con AFP