rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Birmania Myanmar papa Francisco

Publicado el • Modificado el

Los católicos birmanos reciben al Papa

media
Un monje budista camina delante de una carte con la imagen del papa Francisco la víspera de su llegada a Rangún, el 26 de noviembre de 2017. REUTERS/Jorge Silva

Francisco llegó este lunes a Birmania para una visita particularmente delicada a este país de mayoría budista que recientemente fue acusado de "limpieza étnica" contra la minoría musulmana de los rohinyás. Birmania cuenta con unos 650.000 católicos, el 1,2% de la población. Miles de ellos acudieron a acoger al papa Francisco.


Con la corresponsal de RFI en Rangún, Sarah Bakaloglou

Nonra durmió en una alfombra en el suelo junto a decenas de personas que pernoctaron frente una iglesia de Rangún. Para esta católica del norte de Birmania, la visita del Papa es un acontecimiento excepcional.

“Poder ver al Papa es una oportunidad única, no tengo palabras para expresar mi felicidad. Es algo que pasa una vez en la vida. Aunque tuve que hacer muchos trayectos, estoy contenta y creo que después de la visita del Papa, el país hallará la paz”, confía.

La esperanza es un sentimiento compartido entre los fieles. Patricia, de 25 años, participará en la misa para los jóvenes en la catedral Santa María.

“Estoy muy entusiasmada. Escuché que en el Colombia el Papa había pedido a un joven que le hiciera una pregusta, espero que el Papa me elija a mí. Le preguntaré: ¿Por qué ha elegido a Birmania? Creo que ha tenido una visión divina, porque en este momento, tenemos una crisis en Birmania. Dios lo ha enviado para que no traiga paz”, afirma la joven.

Esta crisis, es la de los rohinyás, una minoría musulmana que según Naciones Unidas es víctima de "limpieza étnica" en Birmania. Para la Iglesia birmana, el Papa debe evitar pronunciar esta palabra, ya que el término genera mucha susceptibilidad en el país. Si Francisco se refiere directamente los rohinyás, los nacionalistas podrían crear problemas, confiaron a RFI varios católicos birmanos.