rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Volcán Indonesia aeropuerto

Publicado el • Modificado el

Miles de personas abandonan sus casas en Bali ante la amenaza de una erupción volcánica

media
Imágenes del volcán Agung, en la isla de Bali, Indonesia. REUTERS/Darren Whiteside

Además, al menos 2.000 pasajeros se vieron afectados, incluyendo numerosos turistas australianos, por la cancelación de los vuelos en Bali.


Miles de habitantes de la isla turística de Bali abandonaron este miércoles sus casas por temor a una erupción del monte Agung, indicaron las autoridades indonesias.
Ubicado a unos 75 kilómetros de los principales destinos turísticos de Kuta y Seminyak, el volcán expulsó una columna de humo hasta 700 metros por encima de su cumbre, situada a poco más de 3.000 metros de altitud.

Cerca de 30.000 habitantes de Karangasem abandonaron sus casas, incluidos los que habían huido del distrito más cercano al volcán en una anterior alerta en septiembre, indicó un responsable local.

El turismo gravemente afectado

A pesar de todo, las autoridades han pedido a la población que mantengan la calma, pero la situación ha afectado ya al sector turístico que ha perdido al menos 110 millones de dólares en ingresos por la amenaza de erupción del monte Agung. Este fin de semana, decenas de vuelos han sido cancelados en Bali, una isla de Indonesia muy turística.

El domingo, la humareda ascendía hasta 4.000 metros por encima de la cumbre del volcán y 28 vuelos con destino y procedentes del aeropuerto internacional de Denpasar fueron anulados, declaró Arie Ahsanurrohim, portavoz del aeropuerto. El aeropuerto continúa abierto, no obstante, y corresponde a las compañías decidir si anulan o desvían sus vuelos, agregó.

Dos meses de tensión desde que despertó el volcán

La actividad del volcán, que despertó en septiembre, mantiene a la población local en vilo. Entonces, las autoridades decretaron la alerta máxima y 140.000 personas fueron evacuadas. Un mes después, la situación se calmó y numerosos habitantes volvieron a sus casas. Pero, el martes, el monte Agung volvió a rugir, obligando a 25.000 personas a refugiarse. Las autoridades instaron a la gente que vive en un radio de 7,5 kilómetros a irse pero no decretaron el nivel de alerta máxima.

La última erupción del monte Agung se remonta a 1963. En aquella ocasión, el volcán expulsó ceniza hasta Yakarta, a unos 1.000 kilómetros de distancia. Varias erupciones dejaron luego casi 1.600 muertos.
 

Con AFP.