rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Birmania Myanmar

Publicado el • Modificado el

Birmania: el drama de la minoría rohinyá

media
Un niño rohinyá salta el alambrado en la frontera con Bangladés el 27 de agosto de 2017. REUTERS/Mohammad Ponir Hossain

Los enfrentamientos en los últimos días entre las fuerzas de seguridad y los rebeldes rohinyás dejaron al menos 100 muertos y obligaron a miles de civiles de esta minoría a huir. Alrededor de 70 fueron detenidos en Bangladés y obligados a volver a Birminia.


El Papa Francisco se hizo eco de la situación de los rohinyás durante su misa de domingo. “Han llegado tristes noticias sobre la persecución de la minoría religiosa, nuestros hermanos rohinyás. Me gustaría expresarles toda mi cercanía. Todos nosotros tenemos que pedirle al Señor salvarlos y poner a hombres y mujeres de buena voluntad a ayudarles, que le otorguen todos sus derechos. Tenemos que rezar por nuestros hermanos rohinyás”, dijo el Sumo Pontífice.

Bangladés detuvo y obligó a 70 migrantes rohinyás a regresar a Birmania, de donde habían huido, informó el domingo la policía, poco después de que tropas birmanas dispararan contra civiles al otro lado de la frontera.

Los altercados se producen en el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania escenario desde hace varios años de las fuertes tensiones entre la minoría musulmana rohinyá y los budistas, mayoritarios.

El sábado por la noche, la policía bangladesí interceptó a migrantes rohinyás que habían cruzado la línea de demarcación de la frontera, donde poco antes soldados birmanos habían abierto fuego contra civiles que intentaban huir de Rakáin hacia Bangladés.

Estos civiles fueron detenidos a unos cuatro kilómetros en el interior del territorio bangladesí, en dirección a un campamento de refugiados en Kutupalong, donde miles de rohinyás viven en condiciones miserables, informó el jefe de la policía local, Abul Khaer.

"Los 70 fueron detenidos y reenviados a Birmania por guardias fronterizos", declaró a la AFP.

"Nos imploraban que no les reenviásemos a Birmania", aseguró el policía, que requirió el anonimato.

Desde el viernes, los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los rebeldes rohinyás dejaron al menos 100 muertos y obligaron a miles de civiles de esta minoría a huir.

Pero las autoridades de Bangladés rechazaron que la mayoría de ellos entrara en el país, dejando a miles de civiles bloqueados en la frontera, sobre todo mujeres y niños.

Considerados como extranjeros en Birmania, donde más del 90% de la población es budista, los rohinyás son apátridas pese a que algunos viven en el país desde hace generaciones.

Con AFP