rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

política Tailandia

Publicado el • Modificado el

Tailandia pierde a su rey, "referente moral y de unidad"

media
El fallecido monarca tailandés Bhumibol Adulyadej al regresar al hospital en Bangkok, Diciembre de 2010. REUTERS/Damir Sagolj/File Photo

El rey de Tailandia Bhumibol Adulyadej falleció este jueves a sus 88 años. Aunque le sucederá su hijo el príncipe heredero, la muerte de esta figura tutelar de la nación tailandesa abre un periódo de incertidumbre política.


En el momento del anuncio de la muerte del rey de Tailandia, todos los canales de televisión interrumpieron sus programas y cientos de personas, agrupadas afuera del recinto médico donde estaba hospitalizado, irrumpieron en llanto. El monarca Bhumibol Adulyadej, de 88 años, llevaba más de 70 años en el trono y es considerado por la población como un semidiós.

Sus retratos con marcos dorados adornan las calles y carreteras del país. Joven apasionado por la fotografía, con su cámara colgada del cuello, o más maduro, visitando a campesinos, Bhumibol Adulyadej aparece en fotografœías en las paredes de comercios, hogares, escuelas y los niños tailandeses seguían desde hacía décadas una enseñanza especialmente dedicada a la historia de la familia real, impregnada de respeto y de devoción.

Cientos de tailandeses estaban agrupados desde hace varios días afuera del hospital Siriraj de Bangkok donde estaba ingresado el rey. Este 13 de octubre de 2016. REUTERS/Jorge Silva

"No solamente se pierde la figura de un monarca querido y temido por la ciudadanía tailandesa sino que también se pierde un símbolo de la Tailandia que consigió su independencia, una figura que en muchos momentos ha actuado de pegamento en un país que ha sufrido crisis como revueltas y rebeliones en los últimos años", explicó a RFI el especialista en Relaciones Internacionales de Asia-Pacífico, Pablo Pareja. "Aunque el rey tenía sus luces y sombras, Tailandia pierde referente moral y de unidad", agregó el profesor de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.

La última década fue marcada por una gran inestabilidad política en Tailandia, con dos bandos enfrentados: las élites ultramonárquicas (identificadas como los "camisas amarillo") y los partidarios del exprimer ministro Thaksin Shinawatra (los "camisas rojos"). El último de una larga serie de golpes de Estado se llevó a cabo en mayo de 2014 en nombre de la salvaguardia de la monarquía por unas fuerzas armadas preocupadas por blindar el escenario político al acercarse la sucesión.

Su muerte abre entonces un periódo de incertidumbre para el país asiático, aún cuando la junta militar ya anunció que le sucederá su hijo, el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn, e instó a la población a "un duelo de un año". " Ya se sabe que entre el ejército y los hijos del rey existen disputas sobre quien es el sucesor legítimo y qué tipo de reconocimiento debería tener en el país", señaló a RFI el especialista Pablo Pareja.

Aunque no tenía poderes políticos, el rey Bhumibol Adulyadej gozaba de una imagen tutelar y era protegido por una dura ley y un intenso culto a la personalidad. Desde hace dos años, estaba hospitalizado de manera casi ininterrumpida - fue tratado recientemente por una infección pulmonar, problemas cardíacos e hidrocefalia - y no había vuelto a aparecer en público desde hacía casi un año.

(Con AFP)