rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Inmigración Tailandia Indonesia Birmania Myanmar Malasia

Publicado el • Modificado el

Malasia e Indonesia aceptan dar refugio temporal a los migrantes que llegan a sus costas

media
Una madre rohingya llegada en barco al puerto de Julok, en la provincia de Aceh (Indonesia), tiende su hijo a un rescatista. REUTERS/Beawiharta TEMPLATE OUT

Tras la fuerte presión internacional, los gobiernos de Malasia e Indonesia anunciaron que ofrecerán ayuda humanitaria a los miles de migrantes que llegan a sus territorios, a condición de que puedan ser realojados o vuelvan a sus países de origen en menos de un año. Hasta ahora, las autoridades impedían el desembarco de refugiados. Tailandia, otro de los países concernidos por la llegada de migrantes, no se ha pronunciado.


Las presiones internacionales parecen dar sus frutos: Malasia e Indonesia anunciaron este miércoles que darán refugio a miles de migrantes que se agolpan frente a sus costas, a condición de que puedan ser realojados o repatriados al cabo de un año.

En los últimos días, unos 3.000 migrantes han llegado a Malasia, Indonesia y Tailandia, pero las marinas de estos países impedían el desembarco de los navíos precarios que transportaban personas de Birmania y Bangladesh, lo que desató las críticas de la ONU.

"El remolque y el alejamiento [de los barcos] va a cesar", aseguró el ministro de Relaciones Exteriores de Malasia, Anifah Aman, en una rueda de prensa conjunta con su par indonesio Retno Marsudi.

"También acordamos ofrecer refugio temporal a condición de que la comunidad internacional lleve a cabo el proceso de realojamiento y de repatriación en el plazo de un año", recalcó.

"Indonesia y Malasia acordaron continuar proporcionando asistencia humanitaria a los 7.000 inmigrantes irregulares que todavía siguen en el mar", declararon las cancillerías en un comunicado conjunto.

Por su parte, Tailandia no se unió a la propuesta, indicando que primero debe verificar que la medida se ajusta a la ley tailandesa.

En Indonesia los pescadores socorrieron el pasado miércoles a 426 personas frente a las costas de la provincia de Aceh.

 "Algunos tenían un aspecto débil y parecían muy enfermos. Algunos estaban deshidratados, aparentemente no tenían mucha agua ni comida", afirmó un responsable local de los servicios de rescate.

Se estima que cientos de personas se encontrarían aún abandonadas en embarcaciones en el golfo de Bengala o en el mar de Andamán.

Entre los migrantes, figuran miles de rohingyas, una minoría musulmana en una nación mayoritariamente budista, que han decidido huir de Birmania rumbo a Malasia, confrontados a la violencia sectaria y a leyes discriminatorias.