rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Indonesia Justicia Derechos humanos

Publicado el • Modificado el

Extranjeros serían ejecutados en Indonesia este martes

media
La filipina Mary Jane Veloso, entre los condenados a muerte. Aquí una manifestación de apoyo en Cilacap, Indonesia, el 26 de abril de 2015. REUTERS/Beawiharta

De nada han servido las gestiones diplomáticas, los pedidos de clemencia que han hecho personalidades y ni siquiera el tono amenazante de mandatarios como François Hollande. El gobierno indonesio mantiene su decisión de aplicar la pena de muerte a nueve extranjeros acusados de tráfico de drogas.


Cuatro nigerianos, dos australianos, una filipina, un brasileño y un indonesio serán fusilados la noche de este martes en la cárcel de la isla de Nusakambangan.

El presidente indonesio, Joko Widodo, intransigente sobre la aplicación de la pena de muerte por tráfico de estupefacientes, desestimó los pedidos de clemencia y las presiones diplomáticas internacionales para evitar las ejecuciones. Widodo defiende que su país se halla en una situación de emergencia frente al problema de las drogas, por lo que es necesaria una "terapia de choque".

El preso brasileño, Rodrigo Gularte, de 42 años, fue detenido en 2004 al tratar de entrar en el aeropuerto de Yakarta con seis kilos de cocaína escondidos en tablas de surf. Su familia ha presentando varios informes médicos para demostrar que sufre esquizofrenia y que, debido a ello, no debería ser ejecutado.

En enero, Indonesia fusiló a otros seis acusados de narcotráfico, entre ellos ciudadanos de Holanda, Brasil, Malawi, Nigeria y Vietnam. En esa ocasión, la presidenta brasileña Dilma Rousseff habló con Widodo para tratar de impedir que se realizaran las ejecuciones, pero todo fue infructuoso. El caso provocó que Holanda y Brasil retiraran temporalmente a sus embajadores en Indonesia.

Los condenados australianos, Myuran Sukumaran, de 34 años, y Andrew Chan, de 31, fueron detenidos en el aeropuerto de Bali con ocho kilos de heroína. La ministra de Exteriores de ese país, Julie Bishop, envió la semana pasada a su homólogo indonesio una petición formal de clemencia, pero tampoco tuvo resultado. Para cumplir su último deseo, Andrew Chan se casó este lunes con su novia en la cárcel de Nusakambangan.

De su parte, este lunes el presidente filipino, Benigno Aquino, también pidió clemencia a su homólogo para Mary Jane Veloso, de 30 años y madre de dos niños, que asegura haber viajado a Indonesia para trabajar como empleada doméstica, pero que fue engañada por una red de narcotraficantes. También intercedió por ella el campeón de boxeo filipino Manny Pacquiao, muy popular en Indonesia, quien a través de un video le suplicó a Widodo que no la ejecutara. Nada tuvo resultado.

El francés Serge Atlaoui, de 51 años, que ha estado detenido en Indonesia desde hace 10 años y también constaba entre las personas a ser ejecutadas, fue retirado de la lista este fin de semana debido a un recurso judicial, pero el portavoz del fiscal general indonesio, Tony Spontana, afirmó este martes que en caso de que se rechace el recurso, Atlaoui será ejecutado solo y que las autoridades "no esperarán mucho". El presidente François Hollande ha amenazado a Indonesia con retaliaciones de “carácter diplomático” en caso de que aplique la ejecución.