rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Benjamin Netanyahu Jair Bolsonaro

Publicado el • Modificado el

Bolsonaro llega a Israel para estrechar lazos

media
Los presidentes Jair bolsonaro (Brasil) y Benjamin Netanyahu (Israel), durante la ceremonia de acogida en el aeropuerto internacional Ben Gurion. Lod, Israel, 31 de marzo de 2019. ®REUTERS/Ronen Zvulun

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, llegó este domingo a Israel, para reforzar la alianza con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que aspira a seguir en el poder tras las elecciones legislativas del próximo 9 de abril.

 


Bolsonaro, que asumió el cargo a principios de este año, fue recibido por Netanyahu -que suma casi 13 años en el poder y busca un quinto mandato- en una ceremonia oficial en el aeropuerto internacional Ben Gurion, cercano a Tel Aviv.

El primer ministro israelí recibió a pie del avión al presidente brasileño. Luego ambos pasaron revista a un destacamento militar de honor.

La cuestión del traslado de la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, anunciada por Bolsonaro tras su elección, será sin duda uno de los temas centrales de la visita de tres días del presidente brasileño.

Bolsonaro sugirió esta semana que tardará en tomar esa decisión -que causaría irritación en los países árabes- pero afirmó que durante su viaje a Israel podría anunciar la apertura de una "oficina de negocios" en Jerusalén.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, "se tomó nueve meses para decidir" el traslado de la embajada estadounidense a la Ciudad Santa, alegó el jueves Bolsonaro ante la prensa.

Según los analistas, el mandatario ultraderechista brasileño debe sopesar los riesgos de perder apoyo de la influyente bancada evangélica si aplaza el traslado de la sede diplomática, o perder mercados en los países árabes si cumple su promesa, enojando así a sus también poderosos aliados del mundo del agronegocio.

Brasil es el primer exportador mundial de carne halal.

 - Una alianza conservadora -

Israel considera toda la ciudad de Jerusalén como su capital indivisible, en tanto que los palestinos aspiran a que Jerusalén Este se convierta en la capital de su futuro Estado.

Para la mayor parte de la comunidad internacional, el estatuto de la Ciudad Santa tiene que negociarse entre las dos partes y las embajadas no tienen que instalarse allí mientras no se haya alcanzado un acuerdo.

Netanyahu fue el primer jefe de gobierno israelí en visitar Brasil, cuando acudió a la toma de posesión del mandatario de extrema derecha, el pasado 1 de enero.

En esa ocasión, los dos políticos confirmaron la alianza entre los dos gobiernos, en términos de política conservadora, economía, tecnología y cooperación agrícola.

Netanyahu, que fue uno de los escasos dirigentes del mundo de primer plano en acudir a la toma de posesión de Bolsonaro, saludó entonces una "nueva fraternidad" entre los dos países.

El primer ministro israelí aprovechará ahora la visita del presidente brasileño para mostrar el respaldo de un país grande en plena campaña electoral, después de haber obtenido el reconocimiento de Estados Unidos a la anexión de los Altos del Golán, arrebatados a Siria en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Por otro lado, se espera que del lado brasileño se busque con esta visita fortalecer las exportaciones, principalmente de soja y carne, y sellar acuerdos para el uso de tecnología israelí para la producción de agua potable para el semiárido nordeste del país.

Bolsonaro, un excapitán del ejército, busca además intensificar la cooperación militar para tener acceso a los sofisticados equipos de defensa israelí, según los analistas.

Sin embargo, a pocos días de las elecciones legislativas israelíes, Netanyahu está bajo la amenaza de ser acusado de corrupción durante sus diez años de mandato.

Además, el exjefe del Estado Mayor Benny Gantz se presenta como un adversario peligroso para el primer ministro israelí en esas elecciones del 9 de abril.

Con la AFP