rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Abuso sexual El Vaticano Iglesia Niños papa Francisco

Publicado el • Modificado el

Fuerte decepción entre las víctimas de abusos por parte de eclesiásticos

media
El papa Francisco en el cierre de la cumbre sobre abusos sexuales en la Iglesia en el Vaticano, este domingo 24 de febrero de 2019. CTV via REUTERS

La decepción es el sentimiento que predomina entre las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes. El discurso pronunciado por el papa Francisco en la clausura de la histórica cumbre sobre abusos no convenció por la falta de medidas concretas.


La cumbre internacional acerca de los abusos sexuales sobre menores acabó este domingo en el Vaticano, después de cuatro días que permitieron reunir a los responsables del clero. Después de la misa final, el papa Francisco tomó la palabra para denunciar estos abusos, y si bien habló de una “monstruosidad en el seno de la Iglesia”, no anunció medidas concretas.

“Un simulacro”, “pura hipocresía”… Las víctimas de pedofilia en la Iglesia no esconden su decepción. Esperaban mucho más del discurso del papa Francisco: actos concretos, Justicia, pero en lugar de eso las palabras del pontífice fueron como un balde de agua fría.

La amargura era pues el sentimiento dominante entre las víctimas que se habían desplazado hasta Roma. Peter Saunders, un británico, explica a RFI que “es extremadamente decepcionante, habló del mal y del diablo, pero nunca de tolerancia cero, nunca de excluir definitivamente a los violadores de niños”.

El chileno José Andrés, también víctima de abusos, estima que se tiene que expulsar a todos aquellos que cometieron los crímenes y a los que los silenciaron: “Si la Iglesia católica quiere comprometerse de manera real contra el abuso, tiene que construir este piso mínimo, que es el respeto por los derechos de los niños, que es la eliminación y la expulsión de la Iglesia, la exclusión de todo lugar de poder de todos aquellos que han cometido abusos, que han destruido pruebas, que han generado ambientes de impunidad, que han encubierto abusos de manera inmediata”.

Por su parte, la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina expresó este domingo un fuerte repudio a la cumbre: “Hemos presenciado un nuevo acto de simulación e hipocresía por parte de funcionarios de un Estado independiente, incumplidor serial de convenciones internacionales sobre Derechos Humanos”, señaló la Red en un duro comunicado titulado “El pastor mentiroso”.

“No todas las víctimas han hecho la denuncia penal y/o eclesiástica. Algunos todavía no se animaron. A muchos que todavía no han hablado y están atrapados en la institución, todo lo que ha sucedido los va a mandar para atrás, va a provocar un retroceso”, expresó la psicóloga de la Red, Liliana Rodríguez.

Al concluir la cumbre, el papa argentino se comprometió a combatir todos los casos de abuso sexual en la Iglesia con “la máxima seriedad” y reconoció que la batalla contra el problema del abuso apenas comienza. Ahora se tendrán que concretar las medidas, afirmó, para que tales crímenes no se repitan, pero algunas víctimas temen que esto sea una simple estrategia mediática.

Una primera reunión de seguimiento tiene lugar este mismo lunes en el Vaticano.