rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
  • Detenido en Alemania sospechoso bosnio de los atentados de París de noviembre 2015 (policía).
Enfoque internacional
rss itunes

Bolsonaro se convierte en el nuevo aliado de Estados Unidos e Israel

Por Aída Palau, Lucile Gimberg

La política exterior del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, será muy trumpiana, no por nada le llaman el "Donald Trump de los trópicos". Un primer cambio es el alineamiento con Washington en la cuestión palestino israelí. El mandatario israelí Benjamín Netanyahu acudió en persona a la investidura de Bolsonaro y no se descarta que Brasil cambie su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

El compromiso con las iglesias pentecostales, puntales en su campaña y las convicciones personales explicarían, en parte, este giro, que ya había adelantado Bolsonaro como candidato. “Algunos sectores de las iglesias evangélicas dijeron que éste era un punto importante para darle apoyo al nuevo gobierno”, asegura Luis Fernando Ayerbe, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad estatal paulista.

Brasil, que siempre se ha caracterizado por tener una diplomacia pragmática y de equidistancia en los conflictos geográficamente lejanos, como Oriente Próximo, está a punto de empezar a jugar otro rol. El guion o al menos el escenario ya lo plantó el canciller de Bolsonaro, Ernesto Araújo con una lista de aliados conservadores.

“Admiramos a los que luchan por su patria (…) como Israel que nunca dejó de ser una nación incluso cuando no tenía territorio (…) Por eso admiramos a Estados Unidos (…) a los que luchan contra la tiranía de Venezuela (…) por eso admiramos a la nueva Italia, Hungría y Polonia” dijo Araújo en su discurso tras asumir el cargo este miércoles. Lejos queda la cooperación sur-sur que caracterizó a la diplomacia del Partido de los Trabajadores de Lula da Silva y de Dilma Rousseff (2033-2016). 

Sin embargo, para Ayerbe, más allá de los discursos, esta nueva diplomacia puede tener consecuencias en la economía brasileña y en las exportaciones de carne brasileña a países árabes. “Los exportadores de carne están muy preocupados, hay todo un sistema de mataderos que cortan la carne según las directivas de la religión musulmana (halal), hay toda una preparación para satisfacer un determinado mercado y esos son millones y millones de dólares”, analiza Luis Fernando Ayerbe. Los países árabes representan el 40% de las exportaciones de carne bovina brasileña, según la Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carnes (Abiec).

Netanyahu espera un efecto dominó en América Latina

“El volumen de negocios y de comercio entre Israel con América Latina no es tan grande como para hacer de Latinoamérica un factor importante de la política exterior de Israel”, asegura Alfredo Tobías, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El primer país en anunciar el cambio de embajada de Tel Aviv a Jerusalén, ciudad que también reivindican los palestinos, fue Estados Unidos con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca hace dos años. Le siguió Guatemala y luego Paraguay, aunque finalmente este último país se desdijo.

Ahora, Honduras y Brasil podrían ser los próximos en la lista, aunque este extremo aún no ha sido confirmado. Bolsonaro lo puede anunciar en cualquier momento, puesto que no necesita el aval del Congreso.

En el caso de Honduras, todo parece muy avanzado. Aprovechando los actos de investidura de Bolsonaro, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández se reunió con Benjamín Netanyahu y con el secretario de EEUU, Mike Pompeo, y anunciaron una alianza política entre los tres países y estudiar el traslado de la embajada hondureña.

“Aquí lo que se está buscando es el efecto dominó, si Brasil pasa al lado de EEUU y Honduras le sigue, lo que piensan en Israel es que tal vez otros países les seguirán”, analiza Tobías.

El dominó no se armará de forma tan automática, según el analista Luis Fernando Ayerbe quien pone el ejemplo argentino y paraguayo. “La mayor comunidad judía en América Latina está en Argentina (300.000 personas) y el presidente Mauricio Macri en ningún momento ha hablado de esta cuestión, tiene una actitud más pragmática. Yo creo que difícilmente otros países van a acompañar la posición brasileña. Paraguay inició ese proceso y volvió para atrás. Evaluó el coste político. En la triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina hay una importante comunidad libanesa que tiene un poder económico muy grande, así que supongo que se evaluó el coste beneficio de una medida como esa” concluye Ayerbe.

‘Escalar el Everest se volvió un paseo turístico’, dice Juan Pablo Mohr

El auge de los Verdes alemanes, ¿puede ocupar el lugar de la socialdemocracia?

Un centenar de médicos denuncian el “registro” de Chalecos Amarillos en los hospitales

Irán, el embargo estadounidense sobre el petróleo aumenta la presión sobre el gobierno