rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Venezuela Nicolás Maduro

Publicado el • Modificado el

Venezolanos reclaman su pernil al gobierno

media
Venezolanos ya habían reclamado su perfil el año pasado. Caracas, 28 de diciembre de 2017. FEDERICO PARRA / AFP

Las manifestaciones se multiplican en Venezuela para exigir el pernil (anca y muslo del cerdo), el plato principal de fin de año que sufre una gran escasez por segundo año consecutivo.


Con Benjamin Delille corresponsal de RFI en Caracas

En las últimas tres semanas han ido en aumento las manifestaciones y los bloqueos de carreteras para exigir que las autoridades distribuyan el pernil. El reclamo se intensificó durante el último fin de semana de diciembre, especialmente en la capital, Caracas. En varios barrios populares, los principales puntos de acceso fueron cerrados durante unas horas por residentes furiosos.

El sábado 29 de diciembre, un grupo de personas trató inclusive de reclamar su jamón directamente frente al palacio presidencial antes de ser dispersados por la Guardia Nacional Bolivariana. Una dispersión con gases lacrimógenos, también utilizada el domingo contra los habitantes del barrio Limón, que habían bloqueado la carretera que une Caracas con su aeropuerto internacional.

¿Por qué tanta ira en un país tristemente acostumbrado a la escasez de alimentos? "El pernil en Venezuela es, desde un punto de vista cultural, el equivalente de pavo para el Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos", explica Alfredo Infante, sacerdote del Barrio La Vega. “El gobierno se está valiendo de eso para chantajear. Por ejemplo, recientemente hubo el proceso electoral y dijeron ‘Si tú votas, tendrás una buena Navidad porque vas a tener el pernil’”, recuerda.

En 2018, el gobierno prometió que todas las familias venezolanas tendrían al menos un peligro. Pero en los lugares donde los jamones han sido distribuidos, las familias a menudo han tenido que compartirlos con sus vecinos. Muchos de ellos lo comieron antes de Navidad porque no tenían nada más que comer.