rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Cuba: la Iglesia celebra que la Constitución no hable de matrimonio homosexual

Por Yaiza Martín

Cuba retiró del proyecto de su nueva Constitución los cambios que favorecían el matrimonio homosexual en la isla. La nueva versión ya no habla de una unión “entre personas” sino de “cónyuges”, un término más tradicional que cuenta con el respaldo de la Iglesia pero que resulta un avance insuficiente para la comunidad LGBTI.

A pocas horas del voto que tendrá lugar este viernes en la Asamblea Nacional con el fin de aprobar la nueva Carta Magna cubana, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel retiró del proyecto de Constitución la modificación que se interpretaría a favor del matrimonio homosexual. Tras el rechazo de este cambio por una parte de la población durante varios debates ciudadanos, la comisión de redacción del texto propuso revisar el borrador original para contentar a los sectores más críticos.

“Se optó por esta solución que intenta ser salomónica: de satisfacer tanto a los prejuicios que todavía se manifestaron en los miles de planteamientos alrededor del tema como a la voluntad política de avanzar en estos asuntos de los derechos humanos y responder a la expectativa del activismo de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex”, explica el activista LGBTI Francisco Rodríguez, entrevistado por RFI.

Precisamente el Estado ya había manifestado su intención de avanzar en materia de derechos de la comunidad LGBTI, tal y como dijo el presidente cubano Miguel Díaz-Canel el pasado mes de septiembre. “El enfoque de reconocer el matrimonio entre personas sin limitaciones responde a un problema de eliminar cualquier tipo de discriminación en la sociedad”, afirmó entonces.

En un primer momento, se pretendía modificar la definición de matrimonio como la unión "entre dos personas", en lugar de "entre hombre y mujer". En realidad la rectificación es un matiz: finalmente se ha optado por el término “cónyuges”, que según la Iglesia, los ciudadanos no asocian a personas del mismo sexo.

Ricardo Pereira es obispo de la Iglesia Metodista de Cuba. “Todavía en nuestra cultura se interpreta ‘hombre o mujer’. Eso es lo que le habíamos dicho al gobierno y lo hacíamos basados en los principios bíblicos, pero además teniendo en cuenta nuestra cultura. No ha sido parte de nuestra cultura histórica. Deben tener sus derechos pero no hay necesidad de cambiar el concepto de matrimonio que tiene el pueblo cubano”, sostiene.

La decisión del Estado de no incluir el matrimonio homosexual en la nueva Constitución se produjo luego de que una gran parte de los cubanos rechazara este cambio en los debates ciudadanos a los que fue sometido el proyecto de la nueva Carta Magna. Más de tres cuartas partes de la población consultada prefieren la nueva definición. Esta postura ha sido aplaudida por la Iglesia, que comparte la voz del pueblo, según afirma el obispo Ricardo Pereira.

“Es un gran triunfo para la Iglesia que la Iglesia Evangélica haya podido interpretar el pensamiento del pueblo, porque la Asamblea reconoce que gran parte del pueblo cubano ha estado en contra de esta posibilidad. El hecho de que la Asamblea públicamente reconozca que las consultas populares arrojaron que gran parte de la población no está a favor, le dice el gobierno que el pueblo no quiere eso”, argumenta.

Sin embargo, los colectivos LGTBI acogen pese a todo el cambio de término como una puerta abierta a una posible legalización del matrimonio homosexual en el futuro. El activista Francisco Rodríguez no lo ve como una derrota.

“Yo no me atrevería a decir que se ha retrocedido. Como me gusta decir: ‘fue un paso al lado’. El planteo que se hace para el proyecto constitucional es más avanzado que la Constitución vigente, y esto nos sigue abriendo la puerta para conseguir formalizar las uniones homosexuales en un futuro. Para el país es importante, y para nosotros también como personas lesbianas, gays, bisexuales y trans que esa Constitución tenga un respaldo masivo. Y si esa fuera la solución que nos permitiera avanzar hacia el futuro, y a la vez lograr ese respaldo, pues bienvenida sea”.

El nuevo borrador será votado este viernes en la Asamblea Nacional y será sometido a referendo el próximo 24 de febrero.

Nicaragua y Venezuela lideran las violaciones de DDHH en la región, según ONG

Exclusiva RFI: Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

Perú: Vizcarra busca salvar la investigación por el escándalo de Odebrecht

Chile: Empieza gran movilización de mapuches por desmilitarización de territorio