rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Noticias de América
rss itunes

Aprobación del Nica Act por Congreso de EE.UU. aumenta la presión sobre Ortega

Por Lucile Gimberg

El Congreso de Estados Unidos aumenta la presión contra el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua. Este martes quedó aprobada la Ley de Condicionalidad de las Inversiones Nicaragüenses, conocida como el Nica Act.

El Nica Act busca limitar el acceso del país centroamericano a préstamos internacionales. Ahora sólo le falta la firma del presidente Donald Trump.

La congresista republicana de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien impulsó la iniciativa, se dijo “muy orgullosa y muy contenta que al final podemos pasar el Nica Act, que le va a negar fondos internacionales al dictador Daniel Ortega” en un mensaje video difundido por el canal 100% Noticias.

¿Qué prevé concretamente el Nica Act? Manuel Orozco, director de Migración, Remesas y Desarrollo del centro de análisis y grupo de presión 'Diálogo Interamericano', explica que “son sanciones que tienen que ver con aquellas personas que han participado directamente en violaciones a los Derechos Humanos en Nicaragua y que cerraron las puertas a la disidencia política en el país. Segundo aplica restricciones de financiamiento internacional hacia Nicaragua en lo que respecta a proyectos económicos que tenga el Gobierno con organismos multilaterales financieros, como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional, y tal vez algunas otras organizaciones internacionales de carácter financiero”. Según el experto, el Nica Act no tendrá repercusión en la vida cotidiana de los nicaragüenses por ser excluidos de dichas restricciones los programas de ayuda directa a la población como alimentos o subsidios.

A finales de noviembre, Estados Unidos ya había decretado sanciones económicas contra dos altos funcionarios nicaragüenses, la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo, y el asesor de seguridad nacional Néstor Moncada. En aquel momento, la embajadora de Nicaragua en Francia, Ruth Tapia, reaccionó a la perspectiva de la aprobación del Nica Act diciendo que aunque es posible un bloqueo de parte de EE.UU., Nicaragua siempre tendrá respuestas. "No nos van a doblegar", destacó entonces.

El objetivo de Estados Unidos es presionar al régimen de Daniel Ortega para que vuelva a negociar con la oposición una salida política a la crisis.

Más de 300 personas han muerto en la represión de las protestas gubernamentales, según informes de organismos de Derechos Humanos y Naciones Unidas. Pero el gobierno rechaza estas acusaciones y afirma ser blanco de un “golpe de Estado” y del imperialismo estadounidense.

Manuel Orozco, de 'Diálogo Internamericano', estima que ya no le queda mucho margen a Daniel Ortega frente a la decaída economía nicaragüense. “El gobierno de Ortega y Rosario Murillo ha entrado en una etapa donde están eliminando legalmente una serie de organizaciones de la sociedad civil muy importantes para el país. (…) Al mismo tiempo, la economía del país se está deteriorando radicalmente de manera que el gobierno nicaragüense ya está careciendo de fondos para aumentar su represión desde el punto de vista material. No es un boicot económico lo que está haciendo Estados Unidos. La presión internacional es importante en este contexto para que se trate de evitar más violencia de parte del Estado, y también porque existe el espectro de grupos armados de resistencia que podrían resurgir frente a la continua represión del régimen de Ortega”.

Según el Fondo Monetario Internacional, la economía nicaragüense sufrirá una contracción de un 4% en 2018. El año pasado, el PIB había crecido en un 4,9%.

Nicaragua y Venezuela lideran las violaciones de DDHH en la región, según ONG

Exclusiva RFI: Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela

Perú: Vizcarra busca salvar la investigación por el escándalo de Odebrecht

Chile: Empieza gran movilización de mapuches por desmilitarización de territorio

Cuba: la Iglesia celebra que la Constitución no hable de matrimonio homosexual