rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Chile salud

Publicado el • Modificado el

El misterioso caso de los intoxicados de la "zona sacrificada" de Chile

media
Las lesiones cutáneas de una niña intoxicada por las emanciones de gas en Quintero Screenshot

El diario Libération publica una denuncia alarmante sobre dos localidades en Chile donde más de 1600 personas han sido intoxicadas por las emanaciones de gases y metales pesados de una zona industrial. Tan o más preocupante es que ya han pasado más de dos meses desde que el primer caso fue dado a conocer y hasta ahora las autoridades no han reaccionado. 


Según el informe de Justine Fontaine para Libération el primer caso se registró en agosto de este año cuando los alumnos de un colegio en Quintero, perteneciente a la comuna de Valparaíso, se quejaban de dolores de cabeza, náuseas y malestar general. Ante las quejas, el profesor responsable decidió llevarlos al hospital más cercano y fue allí cuando se dio cuenta que sus alumnos no eran los únicos sino que se trataba de un caso generalizado: 

"Había unos sesenta niños intoxicados, estabn con suero y más niños seguían llegando. Algunos ni podían caminar"
Joshua Cadima, profesor del Colegio Quintero

Un mes después, su hijo de 14 años presentó los mismos síntomas y vomitó varias veces.

"Tenía hormigueos muy intensos en las piernas y no respondía a las pruebas de reflejos. El médico inmediatamente descartó la hipótesis de indigestión y dijo que era "una intoxicación debido a un gas",
Joshua Cadima.

Lo grave es que a pesar de los más de 1,600 casos detectados y del tiempo transcurrido, hasta ahora no se sabe qué compañía ni qué persona es la responsable de esta intoxicación

Libération recoge también el testimonio de Juan Suárez, pescador y padre de un niño intoxicado quien señala las chimeneas, las tuberías de hidrocarburos y los tanques de almacenamiento blancos como responsables de lo sucedido con sus hijos: "Es allí donde comienza la zona industrial, amontonada entre las dos comunas.Vea las fábricas, una tras otra, dieciocho en total"

Quintero es lo que se conoce como una zona sacrificada por la contaminación, una refinería-fundición de cobre con cuatro centrales eléctricas de carbón, terminales de petróleo y gas y fábricas de productos químicos que se han trasladado gradualmente desde la década de 1950, con el apoyo del Estado. Aquí llega el 43% de los hidrocarburos importados cada año al país.

El día después del primer pico de envenenamiento, a fines de agosto, el Ministerio de Medio Ambiente le envió a Quintero un nuevo dispositivo para medir la contaminación y que es capaz de detectar cerca de 120 sustancias incluidos tres productos peligrosos para la salud: tolueno, nitrobenceno y metilcloroformo, un gas prohibido en Chile y en muchos otros países por su efecto negativo en la capa de ozono.

Sin embargo, hasta el momento la compañía o compañías responsables de estas emisiones contaminantes no han sido identificadas y no se ha podido establecer tampoco una relación directa entre las sustancias y la intoxicaciones. 

►►► Puede leer aquí el reportaje completo.