rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Camboya

Publicado el • Modificado el

Condena histórica por genocidio a dos líderes jemeres rojos

media
El ex dirigente jemer rojo Nuon Chea, en una foto tomada el 23 de noviembre de 2016 en Phnom Penh. Nhet Sokheng/Extraordinary Chambers in the Courts of Cambodia/Ha

Los condenados son el ideólogo del régimen, Nuon Chea de 92 años, y el jefe del Estado Kampuchea Democrática, Khieu Samphan, de 87. Se trata de un veredicto histórico de las Cámaras Extraordinarias en la Corte de Camboya, corte auspiciada por la ONU y que por primera vez se refiere a la matanza de los vietnamitas  musulmanes y otras minorías religiosas como genocidio.


Con la corresponsal en Phnom Pehn, Juliette Buchez

El ideólogo del régimen, Noun Chea, “realizó una contribución significativa a la comisión de crímenes”, “tenía el poder de decisión “ultimo” con Polt Pot, dijo el juez Nil Noon al leer la condena a cadena perpetua. Por su parte, Khieu Samphan, jefe del Estado Kampuchea Democárica era el “rostro” del movimiento ultramaoísta”. Chea escuchó el veredicto tras sus habituales gafas negras en una celda especial, por su estado de salud. Khieu escuchó al juez desde la sala.

En 2014, Nuon Chea y Khieu Samphan ya habían sido condenados por “crímenes contra la humanidad”, este 16 de noviembre lo han sido por “genocidio”, una decisión que llega tras 40 años de espera.

Entre 1975 y 1979, entre 100.000 y 500.000 vietnamitas musulmanes de la etnia Cham fueron ejecutados por el régimen Jemer rojo. Durante el proceso, un centenar de víctimas denunciaron decapitaciones, violaciones, matrimonios forzados y canibalismo.

El objetivo era “establecer una sociedad atea y homogénea suprimiendo todas las diferencias étnicas, nacionales, religiosas, raciales, de clase y culturales”, precisó el magistrado.

El asesinato de alrededor de 1,7 millones de camboyanos nunca fue calificado de genocidio por las Naciones Unidas. Si bien el veredicto es simbólico para los descendientes y las víctimas del régimen, el tribunal ha sido ampliamente criticado.

A pesar de los 300 millones de dólares que se han gastado en el proceso, solo tres representantes de los jemeres rojos fueron condenados en diez años. El veredicto de este viernes podría ser el último capítulo judicial contra el régimen de Pol Pot, el líder de los ultramaoístas, que murió en 1998 a los 73 años de edad sin haber sido juzgado.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, que también ocupó un alto cargo durante el periodo jemer rojo, ha pedido en diversas ocasiones que no se juzgue a más sospechosos antre el tribunal envueltos en este periodo oscuro de la historia del país advirtiendo que podría desencadenar disturbos en el reino.

 (con AFP)